Quantcast
¿Cómo calcular mi fase lútea?

¿Cómo calcular mi fase lútea?

Por  |  | Dulce Espera
La fase lútea es la tercera y última fase del ciclo menstrual, que comienza justo después de la ovulación y se extiende hasta el inicio del siguiente periodo. Esta fase se caracteriza por la aparición en el ovario donde se produjo la ovulación de un tejido muy rico en colesterol, de color amarillento, motivo por el cual se lo denomina cuerpo amarillo o lúteo, y es el que le da el nombre a esta fase.

Durante esta fase el cuerpo lúteo comienza a producir progesterona, una hormona que se encarga de preparar el interior del útero para una posible implantación y posteriormente empezar a alimentar al embrión hasta que el mismo pueda nutrirse de la sangre materna una vez que se haya formado la placenta.


La implantación del óvulo fecundado tiene lugar alrededor de 7 o 10 días después de la ovulación y los niveles de progesterona continuarán altos a lo largo de todo el embarazo. La vida del cuerpo lúteo o cuerpo amarillo garantiza que se pueda continuar secretando progesterona y estradiol, lo que permite el desarrollo de las paredes del endometrio que servirán para alimentar al óvulo fecundado.

Si no se produce el embarazo, el cuerpo lúteo se descompone y a más tardar 72 horas después aparece el sangrado menstrual, comenzando de esa manera un nuevo ciclo.

Duracion de la fase lutea

Duración y desarrollo de la fase lútea

Una fase lútea sana debe de durar como mínimo 9 días y como máximo 16 días. El promedio son 14 días.

Si se observa una duración inferior a 9 días, se debe de consultar con el médico ya que probablemente se trata de insuficiencia lútea, la cual puede ser una disfunción exclusivamente ovárica o, por el contrario, puede ser causada por otras enfermedades endocrinológicas, como los trastornos tiroideos o del aumento de la hormona prolactina en sangre.

Si has tenido suerte y has logrado quedarte embarazada, tu óvulo ha sido fecundado. A partir de este momento, las células del huevo van a empezar a transformarse y más adelante la placenta segregará una nueva hormona, la gonadotrofina coriónica humana, que se puede detectar en la sangre materna mediante un análisis de sangre o un sencillo test de embarazo, para confirmar el embarazo. La misión de la hormona gonadotrofina coriónica es asegurar la vitalidad del cuerpo amarillo y que continúe produciendo grandes cantidades de progesterona, que mantienen la segregación de nutrientes en el endometrio para alimentar al huevo fecundado hasta que pueda ser alimentado por la placenta. El cuerpo amarillo es fundamental durante las primeras 10 semanas de la gestación.

Si por el contrario la concepción no se ha producido, es decir, si el óvulo no se ha fecundado, el folículo vacío se contrae. Esta señal hace que los niveles de estrógeno y de progesterona disminuyan porque estas hormonas ya no son necesarias. No  obstante, mientras el folículo vacío se contrae, continúa produciendo progesterona y también comienza a producir estrógenos. Por esta razón, algunas mujeres experimentan síntomas de tensión premenstrual (TPM), como sensibilidad en los senos, hinchazón, letargo, depresión e irritabilidad durante esta fase.


Comportamiento de la temperatura basal en la fase lútea

Durante la fase luteal la temperatura basal se eleva como mínimo en 2 décimas con relación a las temperaturas de la fase folicular. Este alza es a su vez consecuencia del elevamiento de la secreción de la hormona progesterona por parte del cuerpo lúteo.

Al igual que ocurre cuando se tiene una fase lútea demasiado corta, si la diferencia de temperatura entre la fase folicular y la fase lútea no llega a 2 décimas, se debe de consultar con el médico, ya que esto puede ser señal que los niveles de progesterona no son lo suficientemente altos, por lo que podría estar asociado igualmente a un problema de insuficiencia del cuerpo lúteo.

14
like
2
love
0
haha
1
wow
1
sad
0
angry