Hábitos irregulares al comer

Dejar a un lado hábitos inadecuados a la hora de comer puede resultar un tarea difícil, sobre todo cuando ya es costumbre para ti servirte grandes cantidades, freír como primera alternativa de cocción e incluir carbohidratos y azúcares demás

A pesar de este panorama que en gran parte define tus gustos a la hora de sentarte a la mesa, degustar y darle gusto al paladar, es conocido que estas prácticas perjudican la salud, llevando a incrementar el peso corporal lo que se traduce en afecciones e incluso enfermedades crónicas como la obesidad, la pandemia del siglo XIX, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Ver más: ¿Puedes adelgazar cambiando los horarios de las comidas?

¿Cuáles son esos hábitos recurrentes que de ahora en adelante debo eliminar o por lo menos disminuir?

Esta es la pregunta que muchas personas se hacen mientras otras no dan su brazo a torcer. Para ti que deseas darle un giro a tu vida y comenzar a alimentarte de forma saludable, te brindamos los siguientes consejos:

Evita grandes cantidades de harinas: La pasta por ejemplo, es un alimento concentrado, lo que ocasiona que sea una opción más calórica. Lo más recomendable es consumirla por pequeñas porciones, esto también dependerá de las indicaciones de un especialista. Eso sí, evita por todos los medios de servirte varias veces, es importante tomar conciencia de lo que debes ingerir. Recuerda comes para vivir. Otra alternativa es algún producto integral que supla al original.

Publicidad

Saca el pan de tu mesa: Si vas a comer un plato de espagueti, te sugerimos acompañarlo con salsas naturales que contengan vegetales y verduras. Trata en lo posible de no combinar la pasta con otros alimentos con harinas como: pan, bananas horneadas, fritas, etc. En diversos países es común juntar estos alimentos e incluirles queso por encima. De ahora en adelante disminuye este hábito, y evita condimentar con mucha sal.

Reduce la ingesta de jugos: Aunque para muchos puede ser desagradable, lo más indicado a la hora de comer es tomar agua. Sin embargo, una que otra vez está permitido ingerir jugos naturales. A pesar de esto, muchos especialistas en nutrición consideran que estos licuados no son del todo saludable, ya que además del azúcar que contiene la fruta, es común agregarle varias cucharadas del producto refinado. También te sugerimos evitar los zumos industriales y los tantos preparados artificiales que ofrece el mercado. Opta por consumir frutas en trozos o licuados con azúcar morena o stevia.

Junto a esto, otros de los errores comunes que suelen cometerse son dejarle todo a la alimentación y no mover el cuerpo. Desde Eme te recomendamos establecer un equilibrio en tus hábitos. Recuerda tu cuerpo es 70% de lo que comes y 30% de lo que te ejercitas.

Imagen: Archivo Eme

Publicidad