Por qué es tan doloroso golpearse el codo

Golpearse el codo puede llegar a sacar lo peor de las personas, el dolor es tan fuerte que combina una extraña mezcla entre el adormecimiento y el calambre -y una que otra lagrimita-. Pero, ¿te has preguntado por qué duele tanto pegarse en esa zona?

Cuando se golpea en el codo todos pensamos que ese dolor proviene del hueso o la articulación, pero en realidad es ocasionado por el nervio cubital. Es un grupo de fibras muy sensible que se encuentran por el brazo y pasan detrás de la coyuntura del codo.

Ver más: El ‘codo de selfie’: una verdadera patología

Por qué duele tanto golpearse el codo

Por qué es tan doloroso golpearse el codo

Este nervio se encuentra en la espina dorsal y se extiende por el hombro, el brazo y los dedos meñique y anular. El fuerte dolor proviene porque cuando el nervio cubital llega al codo se ubica detrás de la protuberancia del húmero y un delgado canal conocido como túnel cubital. En ese momento el nervio queda “atrapado” entre la piel y el hueso, sin ningún tipo de protección.

Así que cuando te golpeas el codo llegas aplastar el nervio contra el epicóndilo medial, generando un dolor insoportable que dura, afortunadamente, un par de segundos. Sin embargo, existen personas que sienten esta sensación diariamente sin recibir ningún tipo de golpe.

Publicidad

El síndrome del túnel cubital puede presentarse al estirar o recoger el brazo repetidamente, también si lo dejas doblado por mucho tiempo. En ocasiones puede llegar a inhabilitar el uso de la mano o el brazo.

Otros golpes que duelen mucho

El codo no es el único lugar que te provoca una experiencia dolorosa, existen varias partes del cuerpo que al recibir un golpe o pequeño corte pueden generar un fuerte dolor.

Un golpe en el dedo meñique del pie

Por muy pequeño que sea este dedo pareciera que está destinado a estrellarse contra cualquier tipo de esquina. Lo que provoca un dolor y molestia muy grande. El dedo meñique tiene muchas terminaciones nerviosas, y cuando sufre un golpe se activan los nociceptores que son unas terminaciones nerviosas libres no especializadas que se encuentran fuera de la columna vertebral en el ganglio de la raíz dorsal. Lo que lleva una señal al cerebro de forma muy rápida.

Una cortada con papel

No es una herida que nos debe preocupar ya que es muy pequeña, sin embargo, esto no significa que no deba doler. Esto ocurre porque los dedos se cubren de muchos receptores para el dolor, convirtiéndolos en zonas muy sensibles. Ya que el corte solo afecta las capas externas de la piel, los receptores envían señales de dolor más fuertes al cerebro.

Publicidad

Más de Yessica Mardelli