Quantcast
Mi hijo sufre bullying: ¿Qué hago? -

Mamás

Mi hijo sufre bullying: ¿Qué hago?

Por  | 

Mi hijo sufre bullying, es una de las situaciones que todo padre teme. Cuando el pequeño es acosado en el colegio por sus compañeros puede cambiar drásticamente su estado de ánimo


El bullying es cada vez más común y cruel en los últimos años. Las víctimas pueden sufrir distintos tipos de acoso escolar entre ellos se encuentran: el físico, verbal y psicológico. Este último es el que más afecta a los niños puesto que los hace sentirse inseguros y golpea directamente su autoestima.

Ver más: ¿Cómo hablarles a los hijos de una separación?

Generalmente los hostigadores tienen una personalidad desafiante, agresivos y con un fuerte temperamento. Estas características los impulsan a tratar de dominar a los demás, en especial a aquellos que luzcan débiles. De esta forma llegan a sentirse “poderosos” y socialmente reconocidos por sus compañeros .

Diversos psicólogos aseguran que los agresores sienten mucha inseguridad y baja autoestima. Es por esa razón que tratan de forma despectiva a los demás, pero evitar el fracaso y sentirse que están encima de los demás.

Cómo identificar si mi hijo sufre bullying

Mi hijo sufre bullying: ¿Qué hago?

Es muy difícil detectar cuando un niño sufre de hostigamiento en su colegia, a menos que tenga moretones o lesiones que con visibles. No obstante, los padres deben notar que los cambios de comportamiento y reacciones que tome el preadolescente. En algunos casos los pequeños lo pueden somatizar con dolores estomacales, de cabeza o pesadillas recurrentes.

Cuando se irritan fácilmente o se encuentran de mal humor, puede ser un claro indicador que son acosados por un compañero. Al percibir estos cambios y el niño no lo confiesa se tiene que tratar de sacar el tema de forma indirecta. Iniciar una conversación sobre casos de hostigamiento puede ayudar que hable de esa situación, y así se puede adentrar más al caso.


Qué hacer si mi hijo sufre bullying

Cuando el niño cuenta que lo están acosando sus compañeros es importante dejarlo desahogarse y escucharlo con calma. Muchos tratan de no contar estos temas a sus padres por miedo de sentirse avergonzados o culpables por permitirlo. Se tiene que agradecerle por contarle y recordarle que no está solo en esta situación.

Al notar los cambios del comportamiento como mal humor o moretones en el cuerpo, se tiene que tomar poner en alerta a los profesores y padres del agresor. De esta forma se evitará que el acoso vuelva a ocurrir, eso sí, se tiene que mantener una conversación civilizada, ya que lo que se está buscando es encontrar una solución al problema, no crear otro.

Hablar con los padres del hostigador puede resultar complicado, debido que las emociones querrán salir. Por ello es recomendable que esta conversación se realice con un consejero escolar, para que este pueda mediar entre ambos puntos de vista.

Para evitar el bullying, tanto los padres como el colegio deben implicar reglas y evitar el uso de motes, insultos o peleas entre niños. Y cuando se detecte un caso se tiene que poner una alerta, nunca se debe ignorarlo ya que esto ocasionará problemas psicológicos y físicos en el menor.

1
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry
Open