Cuidados del Bulldog inglés

Esta raza originaria de Gran Bretaña necesita diversos cuidados, ya que debido a su complexión tiende a sufrir de problemas respiratorios y son propensos a ser obesos. Por ese motivo te damos varios consejos para que cuides responsablemente de tu mascota.

El Bulldog inglés es caracterizado por tener una cabeza más grande que su cuerpo, que por lo general tiene gruesos pliegues de piel en su cuerpo y cara. Estas arrugas tienen que cuidarse, ya que tienden a sufrir golpes de calor por su conformación craneal.

Ver más: Las vitaminas que tu piel necesita

Algunos también pueden presentar anomalías del Síndrome Braquiocefálico, lo que dificulta su respiración y le disminuye la eficacia de enfriarlos cuando hacen ejercicios o juegan.

Para evitar que sufran mucho de calor, en especial en verano, se tiene que mantener un mejor cuidado con su piel sobre todo en sus arrugas. Para mantener una limpieza adecuada es necesario limpiar con agua oxigenada dos veces por semana los pliegues de piel. También puedes tomar un algodón humedecido con agua y pasarlo por debajo de los ojos y las arrugas de la nariz, ya que estás zonas están húmedas constantemente.

Bulldog inglés 1

Publicidad

Esta raza generalmente tiene los ojos enrojecidos y llorosos, para cuidarlos apropiadamente se puede utilizar una gasa empapada en agua destilada y pasarla suavemente por esa zona, de esta forma se retira la suciedad y las legañas. Evita aplicar colirios ni sustancias médicas sin la aprobación del veterinario.

Los Bulldogs cambian su pelaje unas cuatro veces al año, es por ello que se puede cepillar una vez a la semana para retirar los pelos viejos. Es normal que cuando le comienza a crecer el pelaje les salgan algunas clapas sin pelo, pero si esto se vuelve recurrente se tiene llevar al veterinario para que inicie su tratamiento.

Al tener el pelaje corto no es necesario bañarlos con tanta frecuencia, puedes hacerlo una vez al mes. Para mantener sus orejas limpias puedes asearlas con toallitas de bebé o una gasa, y para el exterior utiliza un palillo, esto evitará que se acumule cera marrón, de lo contrario puede contraer una infección.

Se tiene que aplicar una dieta balanceada, porque los Bulldog son propenso a engordar con facilidad, el peso ideal de un perro adulto debe rondar los 26 Kg.

Bulldog inglés corriendo

Publicidad

Cuando esta raza sufre de obesidad puede tener problemas de displasia de cadera, lesiones óseas en extremidades y cadera. Además tienen mayores probabilidades de tener un colapso respiratorio y sanguíneo. El racionamiento es importante, por ello se tiene que dar de comer tres veces al día, también se tiene que ejercitarlo media hora diariamente para disminuir los riesgos de enfermedades.

Estos perros también son propensos a resfriarse y tener anginas, esto lo notarás al escuchar cuando su respiración tenga un sonido como mocoso y cuando tenga algunos moquitos blancos en su trufa. Cuando tenga estos síntomas debes acudir al veterinario para que inicie un tratamiento.

Bulldog inglés adulto cachorro

El Bulldog es una raza fiel y valiente, sin embargo se debe adiestrarlo desde temprana edad, sobre todo si se tienen niños u otras mascotas en el hogar. Se debe tener paciencia ya que son animales muy tercos y caprichosos, pero ese carácter se suaviza con el tiempo.

Más de Yessica Mardelli