6 hábitos que arruinan una relación de pareja

Para evitar una ruptura es importante conocer qué la podría ocasionar. No permitas que tu pareja se aleje de ti, conoce las costumbres que no deben seguir por el bienestar de su relación

Una relación, sea la que sea, no es tan sencilla como nos las pintan. Donde hay personas también hay confusión, errores y un poco de discusiones indeseadas. Ser una buena pareja no pasa por arte de magia, requiere de crecimiento conjunto y constante, que ambas partes estén siempre cuidando al otro, ayudándolo a crecer y mantener los intereses de la pareja.

6 hábitos que arruinan una relación de pareja

En ocasiones debemos pasar por desamores para aprender de una manera bastante fuerte cosas que teníamos inconsciente. El ego nos puede quitar claridad y sobreponerse para generar inestabilidad; dejar que esto pase regularmente puede convertirse en una costumbre. Te mostramos una lista de lo que jamás debes permitir que ocurra en una pareja.

Reclamar al otro un favor que hiciste

Es evidente que duele cuando alguien no puede retribuirte como quisieras, también es molesto cuando la otra persona hace un sacrificio importante por la relación y nota que no recibe la recompensa que espera. Cuando estas situaciones ocurran, pregúntate primero si realmente no te corresponden por egoísmo o porque genuinamente es complicado en ese momento, la respuesta puede ayudarte a entender la circunstancia. Reprochar que no te dieran igual puede ser muy dañino, ya que eso alimenta el espiral de inconformidad.

Publicidad

No conseguir tiempo para compartir

Si utilizamos la pirámide de Maslow para ejemplificar cuáles son las necesidades básicas y primarias de una relación, podríamos decir que el acercamiento físico y compartir es la base de todo para luego crecer y realizarse como pareja. Estar ocupados no es excusa para dejar a un lado al otro, existen muchos detalles para sentirse cerca: llamarse, publicar una foto en redes sociales, mandarse mensajes cariñosos, utilizar la hora de almuerzo para verse, llamar a los suegros, etc., solo necesitan voluntad para lograrlo.

Que los momentos de encuentro sean responsabilidad de una persona

En el momento que se establece la relación, debe haber un balance entre el esfuerzo que ambos aportan para llevar el barco sin que se hunda. Cuando una sola persona es la que más hace para acercarse al otro, más temprano que tarde se sentirá cansada y con pocas ganas de continuar, dejando a la deriva la pareja. Tener un punto medio entre ambos es fundamental.

No tener espacio para uno mismo

Publicidad

Aunque sean pareja, todos necesitamos construir tranquilidad y momentos de amor para uno mismo. No darse un break puede saturar y generar tensión. Procuren dejar claro y notificar al otro cuando quieren estar solos, al hacerlo, la delicadeza debe estar presente.

Permitir que los problemas externos perturben la relación

La vida nos pone a prueba y cada cierto tiempo ocurren momento duros para aprender de ellos. No obstante, la pareja debe ser un apoyo y no un canal para que nuestros problemas exploten. Sean siempre el mejor aliado del otro cuando se presentan estos inconvenientes.

Quedarse en lo mismo de siempre

Es normal que tengamos costumbres arraigadas en nosotros y cambiar sea complicado. Sin embargo, debemos tener la fortaleza de adaptarnos, esto nos permitirá crecer y superar retos con facilidad. Cuando tu pareja te pida cambiar algo, piensa cómo hacerlo, pídele ayuda para que ambos estén involucrados en el proceso. Modificar un patrón debe ser trabajo de ambos.

Escrito por
Más de Daniela Ortiz