Cómo aprender a decir ¡No!

Si eres de las que constantemente está haciendo favores indeseados o asistiendo a compromisos que no deseas atender: ¡este post es para ti!

Muchas veces el sentimiento de culpa nos lleva a hacer cosas que no queremos, pero es necesario saber decir “no”sin sentimiento de culpa. Tranquila, no eres la única que pasó por esto, pero es bueno que sepas que sí se puede decir que “no” sin remordimientos, y de forma gentil.

Cero culpas. Para aprender a decir no lo primero que debes hacer es dejar de pensar que una respuesta negativa a un pedido o favor representa un acto de mala educación o te convertirá en una mala persona.
No mientas. Eres humana, nadie tiene que obligarte a hacer algo que no quieres o no puedes. Así que evita fingir una excusa o contratiempo solo para salirte de la situación. Lo mejor será enfrentar amablemente el inconveniente.
Con educación. Frases como: “Lo siento mucho, pero ahora no puedo”, “me gustaría ayudarte pero no puedo comprometerme” o “si hay otra manera en que te pueda ayudar, avísame”, te harán quedar muy bien y con disposición a ayudar.
Si la persona insiste. Tú también debes insistir, pero esta vez con un tono más directo: “En realidad no puedo comprometerme, pero gracias por pensar en mi”. Así dejarás claro de manera gentil que no estás dispuesta a ceder, pero que eres amable y agradecida.
Si la persona vuelve a insistir… Busca alternativas útiles para satisfacer su pedido o sugiere que se lo pida a otra persona.
Fuera de tu alcance. Cuando el favor sugiere una tarea ideológica es aún más fácil decir “no”. Basta con decirle a la persona que no estás de acuerdo con esa corriente o causa y que no eres la persona adecuada.
No te sientas mal. Una vez que hayas logrado exitosamente tu negativa, piensa que hiciste lo correcto para ti y lo que tú deseabas hacer. Todas las personas deberíamos aprender a decir “no” y entender que no debemos aceptar o meternos en compromisos que no deseamos.

 

 

Publicidad
Más de Equipo Eme