¡Cuidar la piel en OTOÑO es fácil si sigues estos consejos!

cuidar la piel en otoño

Finalmente le decimos adiós al inteso calor del verano y le damos la bienvenida a la frescura del otoño. Esta es una de las mejores épocas del año gracias a los hermosos paisajes que observamos en la naturaleza. Sin embargo, nuestro cuerpo suele sentir la diferencia entre estas temporadas. Por eso, cuidar la piel será fácil si sigues los siguientes consejos.

Es normal que por la disminución de las temperaturas la piel pierda rápidamente su brillo y suavidad. Y es que el frío es el principal enemigo en este momento. No te extrañes que empieces a sentir como poco a poco se va poniendo rígida y van apareciendo aftas. Y como en Eme de Mujer queremos lo mejor para ti, te traemos las soluciones a este problema.

Ver más: Consejos para cuidar tu piel en la primavera

Tips para cuidar la piel en OTOÑO

Limpia tu piel profundamente: mascarilla con aceite de Oliva

Cuidar la piel en otoño es sencillo si sabes lo que debes hacer. Y exfoliarla -sin duda- encabeza esta lista de to do.  Para ello, debes exfoliar tu piel una o dos veces por semana, según sea necesario. Recuerda, si tu piel es grasa, aplica esta mascarilla un solo día. 

El aceite de Oliva es nuestro producto favorito para realizar este beauty tip. Los resultados los empezarás a notar en un par de días, y es que las propiedades de este aceite hace que tu piel brille en un dos por tres. Sin embargo, si no eres muy fan del aceite de Oliva también puedes optar por mascarillas frutales. Toma nota y prepara una de nuestras favoritas:

Publicidad

Elaboración

-Con banana madura, crea una mezcla al estilo paté. Luego, agrega un poco de miel y mezcla bien.

-Aplica la pasta sobre el cutis. Deja actuar por unos 25 minutos y luego retira con agua tibia.

Si quieres recuperar el brillo natural de la piel:

-Tritura un plátano maduro y mézclalo con 3 cucharadas de jugo de limón.

Publicidad

-Deja actuar durante 25 minutos.

Exfolia tu piel dos veces por semana. La idea es eliminar las impurezas que estén acumuladas en los poros así como recuperar el brillo de la piel. Sobre todo luego de haber pasado tantas horas bajo el sol durante el verano. Cuidar tu piel es fácil se te hará fácil si aplicas este tip.

Utiliza protector solar

Este producto no solo debes usarlo cuando los rayos del rol son sumamente fuertes. Los especialistas en dermatología indican que diariamente la piel necesita ser protegida. Pues a pesar de que las temperaturas desciendan en otoño, los rayos solares continuarán asechando aunque no con la misma intensidad. 

No solo es recomedable en verano, sino a lo largo del año. Más allá de evitar que nos bronceemos, ayuda a que la piel no se manche debido a las altas temperaturas. Gran parte de los lunares que nos aparecen sin darnos cuenta son resultados de la exposición constante al sol. Por eso es que para cuidar la piel solo debes aplicar un poco de esta loción diariamente. La medida ideal para aplicar el protector solar es de una línea vertical delgada del producto en la palma de la mano. Esta línea debe ir desde el comienzo de la muñeca hasta la punta del dedo medio. Y debes colocar un poco de esta crema por tu cara, brazos y cuello. Ya que estos son los lugares que usualmente reciben los rayos UV.

¡Agua, agua y más agua!

Nunca nos cansaremos de repetir este importante consejo para cuidar la piel. Al ser el órgano más largo y flexible de nuesto cuerpo, necesitamos darle una protección mayor que los demás. Si bien muchos especialistas afirman que “debemos beber entre siete u ocho vasos de agua”, a veces esta medida no es la correcta.

Solo debes tomar la cantidad de agua que tu cuerpo te pide.

Es decir, si te da sed dos veces al día, esa es la cantidad que debes tomar. Cada cuerpo es diferente y necesita mayor o menor cantidad de agua. Sin embargo, lo cierto es que TODOS necesitamos hidratarnos día tras días. No debes dejar de tomar agua ningún día de la semana, ya que esto afecta a la productividad de tu organismo. Y créenos que esto se verá reflejado en tu piel.

Por otro lado, si no eres muy fan del agua, puedes agregarle un toque de limón para hacerla más agradable. Esta fruta te ayudará a aumentar tus defensas y además es uno de los secretos milenarios para bajar de peso. Así que ya sabes…

Lets drink some water!

Mantén tu piel hidratada

No solo el agua es necesaria para cuidar la piel, también necesitas una buena crema hidratante. Este producto es vital en cualquier época del año, sobre todo cuando hablamos del otoño. El cambio de temperaturas es notorio, y tu piel empezará ponerse más rígida y agrietada. Sin embargo, la mejor solución para evitar esto es utilizar crema en todo el cuerpo.

Te recomendamos aplicar este producto justo después de salir de la ducha. Colócate la crema por todo el cuerpo menos en la cara: brazos, pies, cuello, piernas y abdomen. Además, ten productos especiales para el cuerpo que nutran y regeneren  tu piel:


Por ejemplo: manteca de cacao en bálsamo o cualquier elemento hidratante que contenga vitamina E. También se aconseja el uso de labiales con protector solar bajo la pintura que te coloques.


 Cambia tu crema lipiadora nocturna

Uno de los grandes errores que solemos cometer es que aplicamos los mismos productos a lo largo del año. Nuestra piel necesita ser tratada de forma diferente conforme pasan las temporadas. La mejor forma para eviar que nuestros poros se resequen es con productos especiales que contengan vitamina E y aceites especiales para hidratar. 

Mientras dormimos se incrementa las regeneración de la piel. Por eso es recomendable aplicar una mascarilla nutritiva antes de acostarte. En esas horas tu cuerpo reducirá su ritmo haciendo que tu piel se vea más cansada. De igual forma, debes tener cuidado ya que si tu cutis es graso debes revisar las especificaciones del producto para evitar que tu cara se vea afectada. La crema noctura te ayudará a eliminar los residuos de las partículas de sucio del día a día.

Para tener unos resultados más visibles, te recomedamos aplicar esta crema justo después de bañarte. Esto mantendrá tu piel hidratada por más tiempo. Y la absorción será mayor debido que nuestros poros siguen abiertos.