Daños que causan las cabinas de bronceado

Promovida por la industria cosmética, las cabinas de bronceado se han convertido en una opción para muchos quienes desean resaltar la belleza de su piel

Si bien es elegida como la alternativa artificial más “viable”, las largas sesiones de radiación ultravioleta pueden afectar las células, generando daños y la posible aparición de enfermedades degenerativas.

Ver más: ¡Mantén tu color! Trucos para que el bronceado dure más

Estos aparatos cuentan con lámparas de rayos cuyas potencias provocan ese bronceado que muchas mujeres y hombres buscan. Aún así, los efectos negativos que ocasionan principalmente los UVB (rayos ultravioletas) en la piel son diversos, y estas cabinas son uno de los tantos recursos modernos que causan esos riesgos.

1. Envejecimiento prematuro: ¿Nadie quiere envejecer tan pronto o si? Entonces evita utilizar este recurso pues la piel pierde su elasticidad y aparecen las arrugas antes de tiempo. ¡No cometas un gran error!

Relacionadas: 10 formas naturales para prevenir las arrugas

Publicidad

2. Problemas oculares: Aunque existen protectores especiales para los ojos, las cabinas de bronceado pueden influir en la aparición de diversos daños a nivel ocular como: sensibilidad, irritación, enrojecimiento, etc.

3. Cuerpo indefenso: Las radiaciones también pueden afectar el sistema inmunológico, haciendo al organismo más vulnerable a contraer enfermedades o virus ambientes por la disminución de las defensas.

4. Cáncer de piel: Las radiaciones naturales del sol generan afecciones, es por ello que los especialistas recomiendan el uso diario de protectores especiales. En una cabina los rayos caen directamente en la piel, y las largas horas de exposición influyen de forma negativa, es decir, los daños se maximizan y puede causan afecciones tan graves como el cáncer.

Te puede interesar: Cómo disfrutar del sol de forma segura

Consejo Eme: Es importante saber en qué condiciones está tu piel, su tipo y demás características específicas. Lo más recomendable es seguir las indicaciones de un especialista.

Publicidad

Imagen: Archivo Eme

Más de Cecilia Avilés