Dile adiós a los desodorantes con estas alternativas caseras

Para los amantes del medio ambiente, los desodorantes deben ser sus máximos enemigos ya que contiene grandes cantidades de parabenos, formaldehídos y triclosán, a esto se le puede sumar los envases de aluminio

Si eres una de ellos te mostramos algunos remedios caseros que funcionan perfectamente como desodorantes, además no causarán ningún tipo de alergias o irritaciones ¡Manos a la obra!

Ver más: Piel de las mujeres latinas: ¡Hidrátala con estos productos!

Bicarbonato de sodio

Este desodorante combate el mal olor ocasionado por la transpiración, también previene el exceso de humedad. Para prepararlo deberás mezclar un poco de bicarbonato con agua, sin que se disuelva completamente, y colocarlo en las axilas.

También le puedes añadir un poco de maicena (seis partes de almidón por una de bicarbonato) esto ayudará a prevenir la humedad.

Publicidad

Zumo de limón

El ácido que contiene los limones elimina las bacterias que generan el mal olor. Para usarlo solo debes pasar por cada axila una rebanada de limón, es un remedio ideal para las personas que no transpiran mucho.

Aceite de coco

Si quieres conseguir un desodorante con un olor agradable tienes que mezclar cinco cucharaditas de aceite de coco con una pizca de bicarbonato de sodio y una de almidón de maíz. Mezcla hasta conseguir una pasta homogénea, es importante guardarlo en un envase con tapa. Si quieres que la preparación quede más densa, puedes añadir un poco de manteca de karité o manteca de cacao.

Aloe vera

Publicidad

La sábila contiene grandes propiedades que ayudan a cuidar la piel, y debido que es muy versátil puede servir como desodorante casero. Para ello necesitarás dos cucharadas de aloe vera, una cucharadita de limón o vinagre, una cucharadita de glicerina, agua de flores y aceite esenciales si lo deseas.

En un recipiente coloca el jugo del limón, el bicarbonato, agua de flores y el gel de aloe vera. Mezcla muy bien todos los ingredientes. Añade por último el aceite esencial y guarda en un envase con tapa.

Más de Yessica Mardelli