La caspa puede controlarse

Irritación, escamas y un olor desagradable en el cuero cabelludo, son características propias de la caspa. Este problema dermatológico es muy común, y se origina por la sobreproducción de un hongo llamado Pityrosporum ovale. Aunque vive en el organismo, hay causas que incrementan su desarrollo como: factores genéticos, alternaciones hormonales, alergias, estrés, sustancias químicas, el clima, exceso de grasa en el cabello y una alimentación irregular.

La caspa es una condición que podría desencadenar enfermedades, como la dermatitis. Por ello, es importante conocer sus diferentes tipos para evaluar cada caso.

Ver más: Eliminar la caspa será sencillo si aplicas algunos de estos tips

Caspa seca

Es la más frecuente y está relacionada con la renovación propia de la piel. Las escamas son finas, blancas o grises. Por lo general, se desprenden fácilmente. Este tipo de caspa ocasiona que el cabello pierda brillo, esté seco y áspero.

Caspa seborreica

Publicidad

Si no se controla a tiempo, puede originar una dermatitis. Nace por el incremento de la grasa en el cuero cabelludo. Las escamas o costras son amarillentas, gruesas y difíciles de retirar. Este tipo de caspa se relaciona con la alopecia.

Toma en cuenta los siguientes datos y sugerencias:

-En algunos casos, la gravedad de la caspa es superior. Incluso, puede afectar otras zonas como las cejas, orejas y la frente.

-Lamentablemente, la caspa no puede eliminarse. Sin embargo, la descamación puede ser controlada a través de medicamentos encargados de reducir el hongo, disminuir la duplicación de células del cuero cabelludo y combatir la inflamación e irritación.

-El Dr. Robert Hicks, experto en la materia, indicada que existen diversos shampoo medicados que pueden utilizarse.

Publicidad

-En caso de dermatitis seborreica lo ideal es adquirir un producto que contenga selenio, zinc y ácido salicílico.

-El ketoconazol funciona para ambos tipos de caspa. Debe ser utilizado por varias semanas para ver resultados.

-Lo más recomendable es consultar con un especialista lo antes posible y seguir sus indicaciones.

Con información de: pediatraldia.cl

Más de Cecilia Avilés