Las rosas hidratan tu piel

Además de hermosas, su olor nos encanta. Las rosas se relacionan con el amor, la pasión, lo afrodisíaco. Como cosmético natural ha sido utilizada desde la Antigua Grecia, sobre todo para el cuidado de la piel. A través del tiempo su uso ha incrementado en tratamientos médicos y terapéuticos.

Las rosas tienen diversos compuestos y propiedades. En esencia, pétalos o agua, son ideales para tratar el envejecimiento de la piel. De igual forma, puede desinflamar espinillas y barros, además de combatir la resequedad capilar. Junto a esto, es de gran ayuda en caso de cicatrices.

Ver más: Cuida tu piel con agua de rosas

¿Quieres que tu piel luzca radiante? ¿Deseas tener un cabello más sano y brillante? Las rosas te ofrecen múltiples beneficios.

Piel hidratada

El agua de rosas ayuda a limpiar e hidratar tu piel. Lo recomendable es aplicar un poco sobre un algodón y humedecer el rostro. Realiza masajes suaves y en forma circular.

Publicidad

Suavidad y piel sensible

Las rosas tienen diversos aceites naturales que le brindan a la piel esa suavidad que tanto nos gusta. El aceite es recetado para aquellas personas que tienen piel sensible. Es un cosmético muy sano, no contienen componentes que generen irritación.

Protector natural

Actúa como fuente de protección ante los rayos del sol. En casa puedes mezclar jugo de pepino, un poco de glicerina y agua de rosas. Aplica sobre tu rostro.

Sin granos, ni barritos

Publicidad

El acné ha sido un problema para todas, en mayor o menor grado. Hay muchas recetas naturales que eliminan el exceso de grasa en la piel, como exfoliaciones o mascarillas a base de sábila. Esta planta contiene propiedades antibacteriales, al igual que las rosas. Coloca varias gotas sobre la zona afectada.

Cabello nutrido

El agua de rosas nutre tu cabello y protege el cuero cabelludo. Igualmente, favorece su crecimiento, porque posee vitaminas A, C y E. Le brinda fuerza y brillo. Puedes incluir unas gotas en un champú de manzanilla.

Imagen: soymoda.net

Más de Cecilia Avilés