Manteca de karité, un aliado milagroso de la mujer

Existen cientos de productos cosméticos que contienen karité, pero ¿alguna vez te has preguntado por qué lo utilizan tanto?

El karité proviene del fruto de el árbol Butyrospermum parkii, el cual se encuentra en el centro y el oeste del continente africano, los países que más lo exportan son Nigeria, Senegal y Burquina Faso.

Ver más: Frutas que debes consumir en invierno

Estos frutos pasan por un procedimiento, el cual consta en descascararlas, secarlas, aplastarlas y hervirlas, tras ello se obtiene una manteca de color blanco o marfil que contiene múltiples nutrientes y vitaminas, ideales para la piel.

karite

Posee numerosas propiedades como: vitaminas A, D, E y F, además de ácidos palmítico, esteárico, oleico, linolénico y linoleico los cuales tienen una gran capacidad hidratante y calmante. También contiene antioxidantes como los tocoferoles y catequizas, alcoholes triterpénicos compuesto antiinflamatorio, ésteres de ácidos cinámicos sustancia que absorbe la radiación ultravioleta, y lupeol que retrasa los efectos del envejecimiento.

Publicidad

Todas estas propiedades permiten que el karité se convierta en un poderoso regenerador celular de la piel, además favorece el crecimiento del cabello.

Usos de la manteca de karité

Esta manteca no tiene olor y se derrite al entrar en contacto con la piel, pero para ello se deberá frotar con un poco más de fuerza que otras cremas, debido que con el calor de las manos se calentará y transformará en aceite.

Estrías: Esta manteca no ayuda a desaparecerlas – ninguna puede- sin embargo, previene la aparición y formación de estrías durante el embarazo. Además evita la formación de grietas en los senos.

Pañalitis: Colocar una pequeña cantidad de esta manteca protege a los bebés de los enrojecimientos en la piel ocasionados por los pañales.

Publicidad

Labios: Esta manteca cuida los labios, sobre todo en climas fríos, ya que aporta un brillo natural.

Nariz: Puede aplicarse un poco en la nariz cuando esta se encuentra irritada debido a las alergias, constipación, invierno o en primavera.

Afeitado: Los hombres y las mujeres pueden aplicarla después del afeitado, esto calmará la piel irritada gracias a sus propiedades calmantes y relajantes.

Articulaciones: Aplica un poco antes o después del ejercicios en las zonas de los codos, rodillas, dedos y talones, esto ayuda a elastificar la piel y suavizar las callosidades.

Músculos: Masajear manteca de karité tras realizar actividades deportivas mejora el drenaje y la eliminación de toxinas. Ideal si tienes agujetas.

Manos: Sus propiedades nutritivas e hidratantes ayudarán que las manos recuperen su suavidad natural.

Cabello: Devuelve la vitalidad a las melenas secas y apagadas, además ejerce un efecto protector y regenerador. También ayuda a mantener la forma natural de los rizos del cabello.

Puedes usar la manteca de karité como hidratante, solo deberás aplicar un poco durante la noche antes de lavarte el cabello, deja reposar durante 15 minutos con una toalla caliente. Pasado el tiempo seca bien el pelo y lávalo al día siguiente.

Protector solar: Es un excelente aliado para proteger la piel de los rayos solares, ya que otorga un bronceado natural de larga duración.

Más de Yessica Mardelli

COMPOSTA: Prepara la tuya en casa

Para que tus plantas crezcan sanas
Leer más