Pierde años con esta nueva técnica de maquillaje

Anteriormente el maquillaje se utilizaba para aplicar un poco de color al rostro, sin embargo, con el paso de los años salen a la luz técnica que no solo ayudan a estilizar la cara sino que son capaces de rejuvenecerte

Al contouring, el nontouring, el strobing se le unió el draping, técnica que ayuda a conseguir un efecto natural y luminoso que ayudan a marcar las facciones para que los años desaparezcan por arte de magia.

Ver más: Cómo maquillarte a partir de los 40

El maquillador de las celebridades, Way Bandy, fue el primero en hacer uso del draping en los años 70, generalmente lo aplicaba a Farrah Fawcett, Jerry Hall o Cher.

Maquillarte de esta forma es muy sencillo, solo necesitas el blush de tonos claros y oscuros. A continuación te explicamos paso por paso cómo aplicarlo. ¡Toma nota!

Antes de maquillarte lava bien tu rostro y aplica crema hidratante ligera. Usa un corrector para corregir las imperfecciones como las rojeces del rostro y las ojeras.

Publicidad

Puedes aplicar un poco de base de maquillaje, sin abusar de ella. Recuerda que para conseguir un efecto natural se debe utilizar productos del mismo tono de la piel.

Toma dos coloretes, uno debe ser más claro y el otro más oscuro que el color de tu piel. Debajo del hueso del pómulo, debajo de la barbilla, mandíbula, en las sienes y en los laterales de la nariz aplica el colorete más oscuro.

En cambio, utiliza el más claro para colocarlo alrededor de la silueta dibujada anteriormente, también aplícalo en la parte alta de las mejillas, barbilla y sienes.

La combinación de estos colores conseguirá un efecto más saludable y luminoso, es decir, que el tono oscuro definirá la cara mientras que el claro suavizará y difuminará el maquillaje para obtener un acabado natural.

Para que el blush quedé perfectamente con la piel, se tiene que recurrir a coloretes cremosos de tono melocotón, evita los rojos o rosados ya que te otorgarán un aspecto artificial.

Publicidad

Para terminar aplica el iluminador, es preferible optar por pequeños toques bajo las cejas, en el lagrimal y bajo las ojeras, de esta forma la mirada tomará más vida. También debes colocarlo en la frente y barbilla.

Cuando apliques el colorete debes hacerlo dependiendo del tipo del rostro que tengas, ya que esto ayudará a resaltar o suavizar los rasgos.

  • Alargado: Se debe aplicar en horizontal, es decir, que vaya desde el centro de la mejilla hasta la altura de las aletas de la nariz. Procura difuminarlo de forma ascendente hasta las sienes. También debes colocarlo de manera casi diagonal desde el pómulo hasta la parte superior de la oreja.
  • Ovalado: Tienes que colocar el colorete desde la parte alta del pómulo, no debe ser cerca de los ojos o la nariz. Usa un colorete más claro para aplicarlo en el hueso del pómulo, la frente, la nariz y la barbilla. Procura colocarlo en la parte prominente del pómulo hacia la raíz del cabello.
  • Redondo: Para conseguir que tu rostro se vea más alargado, se tiene que usar el colorete oscuro en líneas diagonales debajo del pómulo y llevándolo hacia la mandíbula.
  • Cuadrado: Debes aplicarlo en las manzanitas de las mejillas, así conseguirás que se suavicen las líneas angulares de la mandíbula.

Más de Yessica Mardelli

COMPOSTA: Prepara la tuya en casa

Para que tus plantas crezcan sanas
Leer más