Lavarte la cara en la ducha es una mala idea

girl at the shower

Lavarte la cara en la ducha es una rutina que muchas hacemos, ya que no vemos nada malo en hacerlo. Sin embargo, este simple hábito es lo peor que puedes hacer por tu piel

El tipo de piel de tu cara es muy diferente al de tu cuerpo, por lo que tenemos que tener mayor cuidado con los productos que utilizamos. Además tienen que ser específicos para el tipo de dermis que tenemos.

Ver más: ¿Tienes malos hábitos al bañarte? ¡Conoce algunos de ellos!

Te puede interesar: Los milagrosos beneficios de la glicerina en la piel

De acuerdo a la co-directora del Centro de Cirugía Láser dermatológica en Washington D.C., Elizabeth Tanzi, el lavado del rostro en la ducha es uno de los peores errores que puedes hacer.

Yo les recomiendo a mis pacientes que se laven la cara en el lavamanos. Además les sugiero usar agua fría o a temperatura ambiente, lo cual es mejor para las pieles más delicadas

Publicidad

¿Por qué nunca debes lavarte la cara en la ducha?

Por qué nunca debes lavarte la cara en la ducha

Cuando lavamos nuestro rostro en el lavamanos tienes un mayor control en la temperatura del agua. La piel de nuestra cara es muy delgada y por ello debemos usar siempre agua fría.

Lavar el rostro con agua fría mejora la circulación de la sangre y es beneficioso para el resplandor general de la piel

Aseguró Tanzi.

En cambio, si no te gusta lavar tu cara con agua fría puedes optar por toallitas húmedas desmaquillantes. Estas ya vienen frías y se pueden usar en cualquier momento. Pero es importante no abusar de su uso ya que pueden causar daños en la piel.

Publicidad

Relacionada: Cómo tener una piel perfecta

El agua fría es beneficiosa en varios aspectos: es muy estimulante, nos despierta, activa la circulación, aumenta el metabolismo –en el proceso de regulación de la temperatura, el cuerpo quema calorías- y tonifica piel y músculos. El agua caliente, por el contrario, deshidrata más y elimina la grasa natural de la piel, que actúa de barrera protectora, lo que favorece la aparición de problemas dérmicos como eccemas o irritaciones

Recalcó Estrella Pujol, directora del centro de belleza Oxigen, en Barcelona, España.

Amiga del refrigerador

No solo es importante optar por lavarte la cara en la ducha con agua fría sino que se puede guardar los productos de belleza en el refrigerador para que sean más beneficiosos.

Aconsejo a mis pacientes que guarden algunos productos de belleza en la nevera. Como las cremas de renovación, que ayudan a mejorar la piel; exfoliantes, las de efecto peeling y las que contienen ácido glicólico o retinol. El frío limita, en cierta manera, la penetrabilidad de la crema y evita su acción irritante

Explicó José Vicente Lajo Plaza, director del Centro Médico Estético Lajo Plaza.

Pero esto no significa que nunca debas lavar tu rostro con agua caliente. Si buscas dilatar tus poros, eliminar la impurezas y puntos negros, es aconsejable optar por temperaturas altas. Pero al terminar el tratamiento se tiene que culminar con agua fría para que se active la circulación correcta.

Más de Yessica Mardelli