Calcular mi ciclo menstrual ¿Cómo lo hago y qué debo saber?

Como calcular tu ciclo menstrual

El ciclo menstrual es el tiempo entre el primer día de la menstruación hasta el día antes de la siguiente menstruación. El ciclo menstrual puede variar en duración de una mujer a otra porque no todas las mujeres son iguales. En Eme de Mujer te respondemos la pregunta: ¿Cómo calcular mi ciclo menstrual? es muy sencillo y solo necesitas un calendario.

¿Cómo calcular mi ciclo menstrual?

calcular mi ciclo menstrual

Ver más: ¿Conoces los métodos anticonceptivos naturales?

  1. Anota en tu calendario el primer día en que te vino la menstruación
  2. Anota en el calendario el primer día en que te vuelve a venir la siguiente menstruación

La cantidad de días que transcurrieron entre ambas fechas es la duración de tu ciclo menstrual.

Vamos a poner un ejemplo: supongamos que el primer día de una menstruación que anotaste fue el 1ro de Julio. Pasan las semanas y el primer día de la próxima menstruación que tuviste cae el 30 de Julio. Esto significa que tu ciclo menstrual es de 29 días.

Es recomendable que repitas la misma operación durante varios meses y después calculas el promedio entre todas las duraciones. De esta forma te aseguras de no basar tus cálculos en un solo mes. Mira cómo calcular mi ciclo menstrual según cada fase:

Publicidad

Fases a tomar en cuenta para calcular mi ciclo menstrual

calcular mi ciclo menstrual

Menstruación

La menstruación o periodo es el sangrado mensual de una mujer. Durante la menstruación, el cuerpo femenino está liberándose de las células de recubrimiento del útero. La sangre menstrual fluye a través del cuello uterino, y abandona el cuerpo a través de la vagina. La cantidad de sangre que se pierde está en torno a los 35 ml, pero es normal que vaya de entre 10 hasta 80 ml. Lo más común es que los periodos menstruales duren de tres a cinco días, aunque al igual que el ciclo menstrual completo y el volumen de sangre, también esta cifra puede variar ligeramente dependiendo de cada mujer, y puede oscilar entre dos y siete días.

Preovulación

La preovulación es la fase que se produce tras la menstruación y, como indica su nombre, antes de la ovulación. En ella, el ovario produce unas hormonas llamadas estrógenos, que se encargan de hacer que uno de los óvulos que se encuentran en su interior madure. Normalmente se da entre los días 6 y 13 del ciclo, aunque pueden variar incluso en la misma mujer, debido a una gran variedad de factores que van desde la pérdida de peso al estrés emocional, a enfermedades, al exceso de ejercicio o incluso la dieta. Esta hay que tenerlo presente al momento de calcular mi ciclo menstrual.

Ovulación

Calcular mi ciclo menstrual durante esta fase es fácil. El óvulo completa el proceso de maduración y es trasladado desde el ovario en el que estaba alojado hasta el útero, a través de una de las trompas de Falopio. Los niveles hormonales aumentan y ayudan a preparar el recubrimiento del útero para el embarazo; por este motivo la mayor probabilidad de embarazo de una mujer es durante los tres días antes de la ovulación o en el mismo día de la ovulación.

Postovulación o fase lútea

En caso de que la fecundación del óvulo no se haya producido, dicho óvulo acaba involucionando y es expulsado en la próxima menstruación. Tras la postovulación empieza un nuevo ciclo menstrual.

Publicidad

Consejos para evitar infecciones por la menstraución

Cambiar regularmente las toallas santinarias:

La sangre menstrual se contamina con los organismos innatos del cuerpo. Esta regla se aplica incluso para aquellos días en los que no hay mucho sangrado, ya que la toalla aún está húmeda y tendrá organismos infeccisos de la vagina, sudor, etc. Cuando estos organismos permanecen en un lugar cálido y húmedo por un período prolongado pueden conducir a infecciones del tracto urinario, vaginales y erupciones cutáneas.

Por eso, te recomendamos mantener una higiene adecuada. El cambiar cada 4 horas las toallas santinatiras evitará que alguna infección aparezca.

No uses jabones ni productos de higiene vaginal

La vagina tiene su propio mecanismo de limpieza que funciona en un equilibrio muy delicado de bacterias buenas y malas. Lavarse con jabón puede matardichas bacterias, dejando paso a las infecciones. Entonces, aunque es importante limpiarse regularmente durante este tiempo, todo lo que necesitas es agua caliente. Sin embargo, puedes usar jabón en las partes externas pero no lo uses dentro. Esto no solo es dañino, sino que también te podría irritar las paredes de la vulva.

Usa esta técnica correcta de lavado:

Aunque no lo creas, existe una forma perfecta para lavar las partes íntimas. Siempre debes limpar el área en un movimiento que vaya desde la vagina hasta el final, nunca en la dirección contraria porque estarías llevando las bacterias hacia la vagina y a la abertura de la uretra. Lo que produce infecciones inmediatas. 

Cuidado con una erupción producto del uso de pads:

Una erupción es algo que puedes experimentar durante un período de flujo intenso. Por lo general, ocurre cuando la toalla santinaria ha estado mojada por un tiempo prolongado y se frota a lo largo de los muslos causando que se vaya abriendo. Para evitar que esto ocurra, trata de mantenerte seca durante sus períodos. Es decir, no entres al agua con alguna pads porque estarías provocando que una erupcción aparezca en tu pierna. 
Por otro lado, si tienes un sarpullido cambia tus pads con regularidad y manténte seca. Colócate una pomada antiséptica, después de un baño y antes de acostarte. Esto sanará la erupción y evitará el roce. Si empeora, visita a tu médico, quien podrá recetarte un medicamento en polvo que pueda mantener el área seca.

Prepárate con cosas para llevar durante tus períodos:

La higienes es básica cuando estamos en nuestros días. Por eso, te recomedamos empezar a guardar tus toallas sanitarias en un lugar limpio. Colócalas en una bolsa anticéptica porque aunque estén tapadas, con el pasar de los meses se pueden contaminar. Por otro lado, el uso de tampones es más recomedable que el de pads, ya que estos no están en contacto con el aire de la superficie. Y ello hace que la sangre no se contamine.

Por otro lado, cambiar tus toallas / tampones con regularidad es esencial. Lo más importante es guardarlos adecuadamente para que no se contaminen. Y esto es tan importante como cambiarlos regularmente. 

Más de Equipo Eme

#HoróscopoEME 11/14/18

¡Descubre qué depara el futuro para ti!
Leer más