¿Es importante comer a las horas? ¡Podría ser tan bueno como hacer ejercicio!

Comer a las horas puede convertirse en una práctica que no todos dominan. Si tienes dificultades para comer en horarios establecidos, probablemente te preguntes la importancia de este hábito.
 ¿Alguna vez has pospuesto la cena porque estás en medio de un proyecto? ¿O te saltas el desayuno porque te quedaste dormida? Mientras comas más tarde no es gran cosa, ¿verdad?

Sin embargo, dos nuevos artículos publicados en Proceedings of the Nutrition Society sugieren que no eres solo lo que comes, sino también cuándo comes, ya que esto puede afectar tu salud.

Hacer tus comidas irregulares puede provocarte obesidad, presión arterial alta y diabetes tipo 2, independientemente de la cantidad total de calorías que estés consumiendo.

Ver más: Comer con atención plena: sencillos pasos para lograrlo

La importancia de comer a las horas

Comer a las horas es un hábito saludableLa alimentación es un tema importante del cual se habla muchísimo hoy. Pensamos cuál es la mejor dieta, evaluamos cuáles nutrientes son los adecuados para nuestro cuerpo, hacemos de todo para conseguir esa dieta soñada que nos ayudará a tener el cuerpo que deseamos.

Además de consumir alimentos sanos y tener una buena rutina de ejercicios, existe un factor determinante al momento de comer. Los horarios. Si bien todo lo anterior es fundamental, comer a la hora correcta también es clave para cuidarnos adecuadamente.

Investigadores de las universidades de Murcia, Harvard y Tufts explicaron que las personas que retrasan los platos claves más de las tres de la tarde pierden peso significativamente menos que las personas que cumplen sus horarios de alimentación.

Publicidad
Descubrimos que los adultos que consumen calorías durante comidas regulares -en momentos similares de un día a otro- eran menos obesos que las personas que tienen comidas irregulares. A pesar de que el primer grupo consumió más calorías en general.
Según explicó Gerda Pot, PhD, profesora visitante en la División de Ciencias de la Diabetes y la Nutrición en King’s College London.

Comer a las horas es igual de importante que comer sano y hacer ejercicio.

Conoce la importancia de comer a las horasComer a las horas es un hábito puede resultar difícil para personas que tienen un estilo de vida ajetreado. Sin embargo, más vale empezar ya, antes de que se convierta en un problema.

Las personas indisciplinadas con los horarios corren grandes riesgos que puede perjudicar su salud, estos problemas son:

  • Trastornos en el metabolismo
  • Aumento del colesterol
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Aumento de grasa en el cuerpo
  • Gastritis

Según la investigación entre estas tres universidades, se concluyó cuáles horario son los mejores para nutrir nuestro cuerpo. Para el desayuno las 7:11 de la mañana. Para el almuerzo las 12:38 del mediodía y para la cena a las 6:14 de la tarde.

Si bien son muy específicas las horas que establecen los investigadores, el desayuno es preferible entre 7 y 7:30 am. El almuerzo entre 12 y 12:30 pm y la cena entre 6 y 6:30 pm.

Los beneficios de comer en la hora indicada se encuentran:

  • Buen funcionamiento digestivo
  • Mejoras en tu salud cardiovascular
  • Disminución de la sensación de cansancio y debilidad
  • Mejoras en el metabolismo

¿Por qué tendemos a tomar un snack por la noche?

A menudo pensamos que la dieta es la calidad de los alimentos que comemos. Pero en realidad también incluye cuando uno come. La investigación sugiere que jugar con el sueño y el reloj interno del cuerpo puede hacer que coma en los momentos equivocados y gane peso.

Publicidad

Los “noctámbulos” que dormían menos en general tenían:

  • Más comida rápida
  • Más refresco y menos frutas y verduras
  • Porciones más grandes de comida más tarde en el día

En general, consumieron aproximadamente la misma cantidad de calorías por día que las personas que dormían normalmente, pero las calorías consumidas después de las 8:00 p.m. Están más fuertemente asociados con el aumento de peso.

Muchos procesos metabólicos en el cuerpo, como el apetito, la digestión, el metabolismo, el colesterol y la glucosa, siguen patrones que se repiten cada 24 horas, indicó Pot.

“Comer de manera incoherente puede afectar nuestro reloj corporal interno”, comentó ella. Y esa interrupción podría conducir a un aumento de peso y otros riesgos para la salud.

Además, es posible que no puedas concentrarte en tareas básicas, porque seguramente estarás pensando en lo que finalmente comerás.

Cuando no comes con la frecuencia suficiente, “la sensación de que necesitas algo de comer puede tomar el control. Según Lauren Harris-Pincus, dueña de Nutrition Starring You.

“Las hormonas como la grelina, que inducen el apetito, y la leptina, que suprime el apetito, cambiarán para indicar que estás hambriento”, puntualizó Pojednic.

“Cuando no sacias ese hambre, puedes experimentar temblores o sudor como respuesta”. Por lo que Lauren recomienda siempre cumplir con tus horarios alimentarte.

Ahora que conoces lo necesario e importante que es comer a las horas, evalúa tu rutina y agrega un espacio fijo a tu salud al resguardar tu alimentación.

Food Timming

La conexión entre los biorritmos naturales del cuerpo y el aumento de peso es más que lo que uno come. La restricción de lo que comes a una cierta hora todos los días establece su cuerpo en un horario.

También la investigación muestra que intentar demorar esta ventana puede llevar varios días antes de que su cuerpo se adapte. Esto puede explicar por qué dividir tres comidas en seis puede ser un ajuste para alguien que sigue una dieta.

Los horarios de las comidas regulares también desempeñan un papel a largo plazo en el peso corporal.

Tu cuerpo generalmente tiene hambre cada tres a cinco horas. Pero también está acostumbrado a su horario habitual.

Trata de comer a la misma hora todos los días. Puedes mantener bocadillos saludables, con alto grado de saciedad, como verduras y queso, para comer entre comidas para reducir su apetito.

En algunos casos de horarios de comidas, cambiar cuando se comen comidas más grandes puede marcar la diferencia. Un estudio observó que las mujeres con sobrepeso que comían más en el desayuno que en la cena perdían más peso y tenían un metabolismo mejorado.