Cuál es la mejor dieta, según Harvard

Existen cientos de dietas, cada una asegura que es la mejor para mantener una vida sana y saludable, pero cuál es la más beneficiosa

Dieta según tu grupo sanguíneo

Ver más: Dieta cetogénica, la nueva tendencia para bajar de peso

Investigadores científicos de la Universidad de Harvard responden la pregunta. Estos se enfocaron en la utilidad y lo que realmente se necesita en los planes alimenticios. El primer punto que plantean es la importancia de las grasas, ya que la mayoría de las dietas tienen dos opiniones: o son buenas o son malas.

Estudio publicado en la revista The Lancet: Diabetes & Endocrinology, analizó 53 ensayos clínicos en los cuales observaron que las dietas bajas en grasas ayudan a perder peso, sin embargo, eso no se sostiene por mucho tiempo ya que a los 12 meses dejaron de ver resultados positivos.

“Los hallazgos no resultaron espectaculares para el equipo de investigadores. Durante décadas la mayoría de la gente ha seguido las dietas bajas en grasas y todavía nos encontramos ante esto una epidemia global de obesidad. Sabíamos que algo no estaba bien en el mensaje que se promovía entre los consumidores”, explicó Deidre Tobias, epidemióloga de la Escuela de Medicina de Harvard y autora principal del estudio.

Publicidad

Sorprendentemente los científicos descubrieron que las dietas altas en grasa y carbohidratos mantienen esa pérdida de peso por mucho más tiempo. “Los regímenes bajos en grasas eran ineficaces en el largo plazo”, aseguró la autora.

Los investigadores se percataron que aquellos voluntarios con dietas bajas en grasas perdieron peso, aunque solo llegaron a perder dos kilos después de un año.

Un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association reveló que no todas las dietas son iguales, ya que no afectan de la misma forma a los metabolismos.

Para bajar de peso, ¿importa más la dieta o el ejercicio?

“Los que contienen las conocidas ‘grasas saludables’ ayudan a proteger a la persona ante algunas enfermedades, como las cardiovasculares; mientras que otros -muchos bajos en grasas o exentos de las mismas- pueden terminar siendo una opción dañina para nuestra salud”, se lee en el ensayo.

Publicidad

Los investigadores de Harvard aseguraron que están de acuerdo que no todas las grasas son iguales, por eso recomiendan limitar la cantidad de grasas saturadas y las trans, ya que pueden ser perjudiciales para la salud.

Otro factor importante es la voluntad de las personas para seguir una dieta. “Cumplir con una dieta, ya sea alta o baja en grasas, a largo plazo parece ser la cuestión más difícil de realizar para la mayoría de las personas”, explicó Tobias.

La científica asegura que uno de los grandes errores que cometen las personas al seguir una dieta es sustituir los alimentos ricos en grasas con algunos pocos saludables.

“Las personas intercambiaron fuentes de grasas saludables como el aceite de oliva o los frutos secos por azúcares y carbohidratos refinados. Incluso aunque sean capaces de seguir este tipo de dietas a largo plazo, cambiar determinados alimentos por otros no conduce a ningún resultado positivo, ni para el peso ni para la salud”, explicó.

En conclusión, los investigadores subrayan que los alimentos ricos en grasa tardan más tiempo en digerirse, y también ayudan a mantener el cuerpo saciado por más tiempo. Por ese motivo es importante no eliminar este tipo de comida de las dietas.

Más de Yessica Mardelli

COMPOSTA: Prepara la tuya en casa

Para que tus plantas crezcan sanas
Leer más