Cosas que debes saber si entrenas con el período

Cuando estamos menstruando, lo que menos tenemos ganas es de hacer ejercicio, pero tener el período no debe ser un impedimento para continuar con la rutina de entrenamiento. Por el contrario, ejercitarte puede generar cierto alivio para el dolor y el malestar que este ocasiona.

Relacionadas: Cinco cosas que no debes hacer después de ejercitarte 

Ver más: Cómo evitar las nauseas mientras te ejercitas

A continuación te mencionaremos cuatro cosas que debes saber si entrenas cuando tienes el período menstrual:

1. El ejercicio te ayudará a sobrellevar los síntomas de la menstruación: Es probable que no quieras entrenar porque estás más cansada de lo habitual, pero una hora de ejercicio aliviará los síntomas. Cuanto más activa estés en esos días y más regular seas en la práctica del ejercicio físico, menos dolorosos serán tus ciclos y menor será el flujo sanguíneo.

Cuando sudas, el agua que libera el cuerpo reduce la inflamación de la zona abdominal. Además, las endorfinas que liberas mejorarán tu estado de ánimo. Un reciente estudio también ha demostrado una relación directa entre los altos niveles de ejercicio físico y la reducción del síndrome premenstrual.

Publicidad

2. Un entrenamiento de alta intensidad es la mejor opción: Cuando comienzas a menstruar, los niveles de estrógeno y progesterona caen en picada, lo que te permite rendir más en el gimnasio y entrenar mejor que cuando el estrógeno está en sus niveles máximos.

3. Puedes hacerlo más llevadero: Si tienes periodos regulares, puedes tomar un anti-inflamatorio 24 o 48 horas antes del primer día. De este modo, controlarás mejor los dolores y no interrumpirán tu programa de entrenamiento.

4. Si no quieres entrenar no pasa nada: Si tu deseo es quedarte en el sillón y no esforzarte demasiado, es una opción válida, siempre y cuando mantengas una rutina de ejercicios estable durante el resto del mes.

Más de Equipo Eme

¿Sabes cuidar tu cabello teñido? ¡Te decimos cómo!

¿Pintas, luego aparecen las canas y la angustia te ataca?
Leer más