Fortalece tu cuerpo con la gimnasia aérea

Piruetas y figuras son la esencia de esta disciplina. 

Volar en telas es la combinación de diversas técnicas de la cultura circense. El trapecio, la cuerda, la danza y el teatro se unen para dar vida al arte desde las alturas.

Ver más: Ejercítate con la gimnasia aérea en telas

Una melodía acaba con el silencio. Se escucha música propia de circo, ésta que crea una nueva atmósfera en el salón. Luces de diversos colores iluminan el rostro del artista así como la tela desde donde poco a poco se desliza. Sube y baja, y en sus manos y pies enrolla el lienzo.

Figuras, piruetas y movimientos en distintos niveles de complejidad son frecuentes al igual que los aplausos del público asistente. La acrobática aérea sobre telas es una disciplina artístico-deportiva de origen circense. Sin embargo, su práctica cada día es más cercana y accesible.

Un arte milenario

Publicidad

Hace más de 3000 años los artistas de la antigüedad volaban por el aire, eran contorsionistas, sacaban sonrisas y otros hacían malabares con frutas y pelotas. Desde oriente hasta occidente, la práctica de la acrobacia aérea era común en aquellas civilizaciones. Incluso se remonta mucho antes de cultura mesopotámica, según John Orlans, autor del Atlas del Arte.

También es considerada uno de los espectáculos más atractivos y arriesgados de emblemáticos grupos de acrobacia en el mundo. Por más de 58 años, el Grupo Acrobático “Chengdu” de China y el Circo del Sol de Canadá desde 1984 son ejemplo de ello. Países como Rusia, Austria y México también son referencia.

Además, la acrobacia en telas también se ha desarrollado en nuevos espacios. Universidades, gimnasios y escuelas privadas son muestra de ello. Esta técnica consiste en el dominio del cuerpo a cierta altura, por medio de un largo lienzo con el que se realizan figuras.

Esta gimnasia se enfoca en lo olímpico y en estética de los movimientos. La acrobacia también genera diversos beneficios para la salud: brinda resistencia, incrementa la elasticidad y fortalece los músculos. Junto a esto, activa los reflejos, la percepción y mejora la postura.

Imagen: Archivo Eme

Publicidad

Más de Cecilia Avilés

¿Por qué comer uvas en Navidad?

Ricas y nutritivas frutas
Leer más