Yoga para principiantes

El yoga es una de las prácticas más positivas tanto para tu mente como para el cuerpo debido a sus múltiples beneficios

Si estás pensando realizar esta disciplina es importante recordar que se tiene que tomar con calma, ya que no se puede pasar a posiciones más complicadas en una primera sesión.

Ver más: Las 4 posturas de yoga más extremas

Es por ello que te presentamos las cinco posiciones de yoga más sencillas de practicar, de esta forma ya estarás familiarizada con los nombres y posturas. ¡Toma nota!

Postura de la montaña (Tadasana)

Tadasana

Publicidad
  • Debes estar parada con los pies en paralelo, si no tienes estabilidad puedes separarlos un poco. Es importante que tu peso esté bien distribuido en las cuatro esquinas de los pies.
  • Mantén la columna recta y los brazos a los costados, relaja los hombros.
  • Aprieta las rodillas tirando de las rótulas, mientras estiras de la parte posterior de las piernas.
  • Mete el abdomen y saca el pecho, evita arquear la espalda. Coloca los brazos a los lados del cuerpo.
  • Inhala y exhala mientras liberas toda la tensión de los hombros bajándolos. Relaja todos los músculos de tu cara. Mantén esta posición de 30 segundos a 1 minuto.

Postura del árbol (Vrksasana)

Vrksasana

  • Comienza la posición recta y con los pies juntos. Lleva todo el peso del cuerpo a la pierna izquierda. Encuentra el equilibrio.
  • Levanta la pierna derecha y coloca la planta del pie en el interior del muslo izquierdo, lo más arriba que pueda, los dedos deben apuntar hacia abajo.
  • Levanta los brazos sobre la cabeza, al ancho de los hombros, con las palmas juntas. También se puede realizar en forma de oración, es decir, con las palmas de las manos juntas a la altura del pecho.
  • Mantén esta posición de 30 segundos a un minuto. Repite con la otra pierna.

Guerrero I (Virabhadrasana)

Virabhadrasana

  • Párate recta con los pies juntos. Desde esa misma posición exhala y da un paso hacia atrás con el pie izquierdo.
  • Gira el pie izquierdo 90° a la izquierda y coloca el derecho a unos 45°. Mientras el tronco lo debes girar a la izquierda, con las caderas mirando hacia al frente. Dobla la rodilla izquierda, asegurándose que esté justo encima del pie.
  • Levanta los brazos hacia arriba con las palmas frente a frente.
  • Mantén todos los músculos de la cara relajados, mientras mantienes esa postura durante un minuto.

Triángulo (Trikonasana)

Publicidad

Trikonasana

  • Párate recta, luego exhala y separa las piernas hasta dejarlas a una distancia de un metro. Estira los brazos a los lados, asegurándote que estén paralelos al suelo.
  • Gira el pie derecho hacia el exterior en un ángulo de 90°, mientras giras el pie izquierdo hacia adentro. Ambos talones deben estar alineados.
  • Gira el muslo derecho hacia fuera, ejerciendo presión en los músculos. Tanto la rodilla como el tobillo deben estar paralelos.
  • Dobla el cuerpo desde la cadera hacia la derecha y sobre la pierna derecha. Gira el cuerpo hacia la izquierda, asegurándote que ambos costados del tronco estén extendidos.
  • Empuja la cadera izquierda un poco hacia delante, alargando el cóccix hacia el talón.
  • Mantén la mano derecha sobre el tobillo o pantorrilla, y extiende la otra mano hacia arriba. Mantén esta posición de 30 a un minuto.

Perro mirando hacia abajo (Adho mukha svanasana)

Adho mukha svanasana

  • Acuéstate boca abajo y apoya las manos a los lados del pecho. Separa los pies al ancho de las caderas.
  • Inhala mientras apoyas los pies sobre la esterilla de yoga. Exhala mientras empujas con la palma de tus manos y elevas tus caderas.
  • Mantén las rodillas un poco flexionadas mientras te enfocas en alargar tu columna.
  • Estira los codos y relaja el cuello. Rota la parte superior de los brazos hacia el exterior.
  • Mueve los omóplatos hacia el centro de la espalda.
  • Rota los isquiones hacia el techo mientras alargas el tronco, abre el pecho mientras lo diriges hacia los muslos. Sin perder la longitud de tu espalda, estira las piernas mientras exhalas.
  • Mantén los muslos activos. Rota un poco la parte externa de los muslos hacia el centro y respira con calma.

Más de Yessica Mardelli