Lo que no sabías de tus pezones

¿Crees que te conoces a fondo? Te presentamos algunos datos de los que seguro no estabas al tanto sobre esta parte de tu cuerpo

Los pezones por sí mismos son una de las zonas erógenas más populares en el mundo, pero no hay nadie en el mundo que les preste más atención que la que le dan en la cama. Después de todo, no sirven de gran cosa… ¡o eso es lo que crees!

Ver más: Lo que no sabías de tus pezones

  • Existen los orgasmos a través de los pezones: No, no es broma. ¿Nunca has sentido una sensación de éxtasis cuando estimulas tus pezones? Esto sucede porque tu cerebro libera oxitocina, una hormona que te puede provocar contracciones en la vagina al punto de resultar en un orgasmo.
  • Tienes uno de 4 diferentes pezones: En el mundo existen 4 tipos de pezones: los normales, lisos, hinchados e invertidos.
  • Un pezón extra: 6% de las personas en el mundo tiene un pezón extra. Sí, es extremadamente raro, pero hay una pequeña posibilidad de que incluso un conocido tuyo tenga este plus en su cuerpo.
  • A veces duelen: Todas las mujeres somos diferentes y, de acuerdo a varios expertos americanos, hay muchas chicas que no soportan la estimulación de los pezones ya que les provoca dolor. Así que no todas son tan afortunadas como otras.
  • Tienen vello: Incluso la areola del pezón tiene vello, aunque no es notable. En mujeres con problemas hormonales esto puede representar un problema tan grande que incluso tienen que recurrir a la depilación.
  • Pueden cambiar de apariencia: Usualmente el cambio de apariencia se debe a una enfermedad, especialmente cáncer de mama, así que siempre hay que estar atentas a ellos.
  • No son iguales: Ninguna persona en el mundo es 100% simétrica. Tus ojos no son iguales y obviamente tus pezones tampoco.
  • Tienen pequeños bultos: ¡Es normal! No son granitos ni barritos, estos bultos son glándulas de las areolas que aparecen y desaparecen una y otra vez. A menos que crezcan con el tiempo, no tienes de qué preocuparte.
  • Cambian de color: La tonalidad del pezón se oscurece con el embarazo y otros desequilibrios hormonales como el uso constante de pastillas anticonceptivas. Pero tranquila, al igual que los bultos, ¡es completamente normal!

Por: Andrea Bouchot

Más de Equipo Eme