Adelgaza con el hidromasaje

El hidromasaje o hidroterapia es una técnica muy utilizada por sus diversos beneficios y lo fácil de realizar, pues solo se necesita una bañera con hidromasaje o un jacuzzi. Y es que solo con la utilización de agua podemos mejorar la salud en general. En plena “Operación Bikini” recurrir a la hidroterapia, combinada con el ejercicio físico, puede ayudar a conseguir nuestros objetivos y lograr ese cuerpo que deseamos lucir en el verano.

Relacionados: Tres baños desintoxicantes y relajantes

Ver más: Aeróbics, un ejercicio que debes retomar

La hidroterapia estimula la circulación y el sistema endocrino, lo que produce que el oxígeno y los nutrientes se transporten de una mejor forma a cada una de las células de nuestro cuerpo, al mismo tiempo que se favorece a eliminar los residuos tóxicos del organismo de forma más sencilla.

Consejos para aprovechar aún más los beneficios del hidromasaje

Para que los beneficios del hidromasaje se produzcan debemos tomar dos o tres baños por semana y de una duración de 15 ó 20 minutos, y debemos tener en cuenta:

Publicidad
  • Vigilar la temperatura del agua (debe estar entre 35 y 37º C.)
  • Para estimular la circulación, debes darte una ducha con agua caliente para posteriormente ducharte con agua fría e ir alternando entre ambas.
  • El sistema de masaje no debe activarse hasta que no haya suficiente cantidad de agua.
  • No debemos estar en el baño más de 20 minutos.
  • Si usamos agua muy caliente debemos acortar la duración del baño.
  • No debemos hacer uso del hidromasaje si estamos muy cansados o bajo los efectos de algún medicamento, podríamos sufrir un desmayo.
  • Puedes recurrir sauna, ya que el vapor hace que el cuerpo sude de forma excesiva, lo que produce un desprendimiento de toxinas de nuestro organismo.

En caso de embarazo, problemas cardíacos o de hipertensión  no es aconsejable la activación de los chorros de hidromasaje.

Relacionados: Conoce los beneficios del sauna

 Enre otros de los beneficios de la hidroterapia están:

  • Ayuda a eliminar el estrés, uno de los grandes males de nuestro tiempo.
  • El masaje que se recibe ayuda a calmar la ansiedad y a relajar la tensión muscular.
  • El agua caliente abre los poros, lo que facilita la eliminación de toxinas.
  • La presión de los chorros de agua nos puede ayudar a combatir la celulitis.
  • Ayuda a la regeneración de la piel, cicatrizando úlceras y heridas, y le da elasticidad.
  • Darnos un baño de hidromasaje nos puede ayudar a conciliar el sueño más fácilmente.
  • Aconsejables en casos de fracturas y lesiones musculares.
  • Alivian los dolores de cabeza, las úlceras de estómago y los dolores crónicos.
  • Fortalece los músculos.
  • Ideal para mejorar la flexibilidad de las articulaciones.
  • Tiene un efecto calmante y antiinflamatorio.

Publicidad

Más de Joselyn Vasquez Beaujon

Aceites naturales para lograr rizos perfectos

Luce una melena hidratada y libre de frizz
Leer más