Beneficios de incluir mandarina en la alimentación

De corteza lisa y brillante. Su color naranja llamativo en ocasiones presenta variaciones. Tiene un sabor refrescante que la convierte en una de las frutas cítricas preferidas. Además de deliciosa, la mandarina es un nutriente rico en vitamina A y C, así como en ácido fólico, potasio y fibra. Igualmente, presenta un nivel elevado en agua, similar a la naranja.

Son diversos los beneficios que genera en el organismo, pero uno de vital importancia es que previene la obesidad así como la diabetes tipo 2, ya que contiene nobiletina, que restituye la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina, según un estudio realizado por científicos del Instituto de Investigación Robarts de la Universidad Western Ontario en los Estados Unidos. Junto a esto, mejora los siguientes aspectos:

Ver más: Infusión de mandarina y canela

Reduce el colesterol

Su cáscara reduce el colesterol. Las sustancias que allí se encuentran facilitan el proceso de entrada y salida de las grasas así como la regulación de los triglicéridos.

Incrementa la hemoglobina

Publicidad

La mandarina es un alimento que contiene hierro. Es recomendable en caso de anemia. Su consumo aumenta la hemoglobina. También combate los síntomas gripales.

Mejora casos de estreñimiento

Fibra y agua, son componentes necesarios para reducir el estreñimiento. La pulpa así como la corteza de la mandarina cumplen esa función digestiva.

Evita la degeneración celular

El óxido nítrico presente en esta fruta ayuda a reducir la presencia de algunos tipos de cáncer.

Publicidad

Repara e hidrata la piel

La vitamina C en la mandarina es beneficiosa para la piel y puede mejorar su aspecto. 

Permite bajar de peso

Las frutas en general son recomendables en cualquier dieta balanceada, siempre y cuando sean consumidas en porciones, de acuerdo con las recomendaciones de un especialista.

La mandarina nutre y genera saciedad, puedes comerlas por gajo a media mañana o en infusiones con la cáscara, antes de desayunar, sin azúcar; ni edulcorante.

Imagen: losdesvela2.com

Más de Cecilia Avilés