Cómo evitar que te molesten los zarcillos

Los zarcillos es un accesorio imprescindible para la mujer, incluso si sales de casa sin ellos te sientes desnuda. Pero algunos pueden hacerte daño, por su tamaño o peso

Es muy común escuchar a personas diciendo que los zarcillos o aretes le dan alergia si no son de oro o que se lastiman el lóbulo de la oreja, porque halaron sin querer de él. Hoy te traemos algunos puntos para tomar en cuenta y lograr que no te molesten los zarcillos:

Ver más: Truco para que ya no pierdas tus zarcillos

1.-Quítatelos antes de dormir: Por muy cansada que estés, no intentes dormir con zarcillos, quítatelos porque puedes lastimarte en algún movimiento brusco, mientras duermes.

Consejos para dormir mejor

2.- Tamaño: Limita el uso de zarcillos muy grandes, aunque te gusten mucho y te queden bien, puedes tener dolores por su peso e incluso este tipo de aretes pueden hacer que la perforación de en tu oreja se haga mucho más grande.

Publicidad

3.- Al peinarte: Es recomendable que al arreglarte para salir lo último que te pongas sean los zarcillos, puesto que al peinarte te lo puedes halar y causar una lesión importante.

4.- Alergias: Esto es lo más común y se produce al contacto de la piel con el níquel de los zarcillos.
A continuación te presentamos algunos tips para evitar que te molesten los zarcillos:

• Evita el uso de bisutería, los zarcillos de plástico no suelen dar alergia.

• Pinta la parte de atrás con un brillo de uñas transparente y retoca el esmalte de vez en cuando.

• Si está muy rojo es signo de infección por lo que un antiséptico te ayudará a recuperarte rápidamente.

Publicidad

• El pasar un algodón con infusión de romero ayudará a que la lesión sane más rápidamente y que no genere picazón.

• El aplicar diariamente crema hidratante en la zona ayuda a que la piel no se resequé o quiebre en esa zona tan sensible.

¡Disfruta de tus zarcillos favoritos sin molestias!

Por Carina Angulo

Imagen: Archivo Eme

Más de Equipo Eme

CÁNCER DE MAMA: preguntas y respuestas

Autoexamínate, ese es el primer paso
Leer más