Cómo sobrevivir a un infarto estando sola

En los Estados Unidos más de un millón de personas sufren un infarto, y aproximadamente la mitad de ellos no sobreviven. Varias personas que tienen un fallo cardíaco fallecen por no obtener ayuda inmediata. Por eso es importante que reconozcas los síntomas y sepas que hacer cuando esperas a los paramédicos.

Síntomas de un infarto

Ver más: El sexo después de un infarto

  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Debilidad o fatiga súbita
  • Dolores en el cuerpo y síntomas parecidos a la gripe
  • Incomodidad en el brazo izquierdo, mandíbula, espalda o boca del estómago
  • Mareos y sudoración fría
  • Náuseas o vómitos

Las mujeres podemos experimentar otros síntomas menos comunes como: dolor en la parte superior de la espalda u hombro, fatiga inusual y dificultad para dormir.

¿Qué hacer si te da un infarto estando sola?

Reconocer los síntomas, ya que sabes las señales de un infarto es importante que nunca les quites importancia a ellos. La mayoría de los infartos son leves y pueden durar una hora o más. Si tienes los dolores señalados anteriormente es momento de pedir ayuda.

Publicidad

Llama a emergencias y luego contacta a una persona cercana, apenas reconozcas los síntomas llama al 911 para obtener un tratamiento más rápido. Luego contacta con un vecino o persona cercana donde vivas para pedir ayuda.

Mastica una aspirina, hacer esto en los primeros 30 minutos de sufrir un infarto puede ser de vital importancia. La aspirina impide la producción de plaquetas, componente clave para la formación de coágulos sanguíneos. Si estás bajo medicación y esta actúa mal junto con la aspirina, no la tomes.

Mantén la calma, es aterrador saber que estás sufriendo un infarto pero evita alterarte, ya que nuestro ritmo cardíaco y presión arterial aumenta. Tranquilízate pesando que la ayuda ya viene en camino, también puedes contar lentamente.

Acuéstate boca arriba, mientras esperas que la ayuda llegue lo mejor es recostarte en esa posición y coloca los pies en alto. Esto ayuda a tu diafragma, permitiendo que te sea más fácil respirar y con esto le provees más oxígeno en la sangre.

Respira profunda y lentamente, tu instinto te hará tomar respiraciones rápidas mientras sufres un infarto, pero es malo para tu situación. Lo recomendable es tomar respiraciones lentas y profundas.

Publicidad

No intentes la famosa tos RCP, anteriormente esta técnica era recomendada para “salvarte” de un infarto pero al realizarla te sometes a un peligro más serio. Al intentar este procedimiento solo ocasionas que tu corazón se altere accidentalmente y hará que sea más difícil llevar oxígeno a la sangre.

No tomes o comas nada, probablemente  sea lo último que se te ocurra mientras sufres un infarto, pero al ingerir algo que no sea la aspirina dificultarás la tarea de los paramédicos.

Recuerda que los primeros 30 minutos son esenciales para sobrevivir a un infarto, no le restes importancia a los síntomas que sientas y no temas llamar a emergencias aunque sea una falsa alarma.

Más de Yessica Mardelli