Dermatofagia, el hábito de morderse los labios

Morderse las uñas en un momento de estrés es lo más común. Sin embargo, otras personas tienden a mover las piernas y algunas utilizan sus labios para descargar la presión interna

No es juego, se llama “Dermatofagia”, un trastorno psicológico-compulsivo (donde te comes tu propia piel: labios, boca y mejillas). Los factores más comunes que ocasionan esta conducta más usual de lo que muchos creerían se debe a: episodios o trastornos de ansiedad, miedo, rabia y energía contenida por un problema o situación que generó tensión.

Ver más: ¿Por qué los perros se muerden las uñas?

Relacionadas: Cómo manejar el estrés en el trabajo

En estos casos es importante tomar consciencia de este problema. Las consecuencias de este acto inconsciente son diversas, van desde el agrietamiento hasta la hinchazón, lo que resulta muy desagradable e incómodo. Sumado a esto, afecta la posición de los labios y genera diversos problemas a nivel bucal y dental como: sequedad, sangramiento y dolor.

Te puede interesar: ¿Padeces onicofagia?

Publicidad

Recomendaciones generales

La relajación es importante. Te permite respiras mejor y mantener la calma. Sin embargo, algunos especialistas recomiendan diversas técnicas de auto hipnosis y la realización de actividades que disminuyan el estrés.

Lo más importante es consultar con un experto y seguir sus indicaciones, pues será el encargado de evaluar tu caso, descifrar lo que ocurre con tus pensamientos y las acciones que te están haciendo daño.

Imagen: Archivo Eme

Publicidad

Más de Cecilia Avilés

¿Por qué comer uvas en Navidad?

Ricas y nutritivas frutas
Leer más