El blanqueamiento dental le brinda brillo a tu sonrisa

Unos dientes blancos y brillantes como las perlas, además de atractivos reflejan salud y cuidado. Según una encuesta de la Academia Americana de Odontología Cosmética (AACD) más del 92% de la población norteamericana está consciente de ello. Sin embargo, muchas veces olvidamos que existen algunos factores que pueden ocasionar su gradual deterioro. El café, el cigarrillo, la acumulación de sarro, algunos alimentos que contienen alta pigmentación, la ingesta de floruro en exceso, entre otros factores, ocasionan que pierdan su tono natural y comiencen a verse amarillentos.

A pesar de esto, existen diversos métodos para mejorar este problema. El blanqueamiento dental, por ejemplo, consiste aplicar un material sobre el diente, que va penetrando hasta la dentina, provocando un proceso de oxidación que se traducirá en un color más blanco. Actualmente, es uno de los procedimientos estéticos más modernos y solicitados a nivel mundial. Expertos y odontólogos afirman que es un proceso que merece especial atención para obtener buenos resultados.

Ver más: Riesgos del blanqueamiento dental: conoce los más peligrosos

Si deseas someterte a este tratamiento, debes conocer ciertos aspectos generales:

Sonrisa hermosa

El principal beneficio es la satisfacción personal de tener una dentadura más blanca. En muchos casos este cambio eleva la autoestima.

Publicidad

Reduce la placa

Los componentes que se utilizan en este procedimiento funcionan como un antiséptico oral o un antibacterial. Reduce la placa y favorece la curación de heridas.

Evita el cigarrillos y las bebidas oscuras

Se recomienda evitar el consumo de comidas y bebidas que contengan colorantes. Fumar tampoco está permitido durante el tratamiento.

¡Atención!

Publicidad

El gel utilizado en una sesión de blanquimiento puede generar sensibilidad, irritación, inflamación y erosión del esmalte. Además de la sensibilidad, los dientes también son más propensos a mancharse. El blanqueamiento dental está contraindicado para mujeres embarazadas. Aunque este tratamiento puede hacerse en el hogar con algunos medicamentos especiales, lo ideal es asistir a un especialista y seguir sus indicaciones.

Más de Cecilia Avilés