Errores que cometemos al dar primeros auxilios

La mayoría de las veces que ocurre un accidente o dolencias recurrimos a los remedios caseros como primeros auxilios, sin embargo por confiar en estas falsas creencias o por ignorancia no llegamos a curar el dolor, debido que no aportan soluciones. A continuación te mostramos cuáles son los errores más comunes que utilizamos como primeros auxilios:

Quemaduras

Ver más: #HurricaneSeason ¿Qué debería tener tu kit de emergencia casero?

Normalmente en las quemaduras aplicamos dentífrico o manteca y hielo, evita utilizar estos productos ya que ninguno contiene efectos cicatrizantes y corres el riesgo de exponer la herida a una infección. Lo mejor que puedes hacer en mojarla en agua fría entre 10 a 20 minutos.

Hemorragia nasal

Cuando se  sangra por la nariz nuestra principal reacción es echar la cabeza hacia atrás o colocar algodón para detener la hemorragia. Al subir la cabeza ocasiona que la sangre fluya hacia el fondo de la garganta, provocando tos, náuseas y obstruir la respiración. Al colocar algodón en la nariz, este puede desprender hilillo que se adhieran y pueda ocasionar  una infección. Para detener una hemorragia nasal debes aplicar presión directa en la nariz apretando con dos dedos, y debes tener la cabeza en una posición equilibrada.

Publicidad

Esguinces, fracturas o torceduras

El vendar una lesión debes tener mucho cuidado, debido que sino lo haces bien puedes provocar mayores lesiones. Lo mejor que puedes hacer es aplicar hielo para disminuir la hinchazón, evita al calor en este tipo de lesiones.

Heridas

Para limpiar una herida lo más aconsejable es hacerlo con agua y jabón o suero fisiológico. Evita utilizar alcohol o agua oxigenada, ya que esto puede provocar una reacción y dañar el tejido de la piel haciendo que la cicatrización sea más lenta.

Convulsiones

Publicidad

Lo primero que se nos ocurre hacer en estos casos es colocar un objeto en la boca para evitar que la persona se muerda la lengua. De acuerdo a varios expertos, esta acción es errónea, debido que no tiene un efecto anticonvulsionante y puede provocar un atragantamiento. Lo aconsejable en estos casos es colocar a la víctima lejos de cualquier objeto para que no se haga daño y colocarla de lado.

Mareos

En estos casos nos dejamos llevar por las viejas creencias y colocamos la cabeza entre las piernas, pero esto no ayuda al sistema que se encarga en mantener el equilibrio y estabilidad. Lo mejor que puedes hacer es acostarte boca arriba y colocar las piernas en alto para que la sangre fluya al corazón.

Más de Yessica Mardelli