La calabaza, una verdura que brinda salud

La calabaza es una verdura que genera diversos beneficios en la salud

Ciertamente, asociamos esta colorida y carnosa verdura con la Noche de Brujas. Sin embargo, su importancia va más allá de una festividad. El valor nutricional de la calabaza es capaz de mejorar la visión, reducir el riesgo a desarrollar enfermedades como el cáncer y la diabetes.

Ver más: Protege tu organismo con trozos de calabaza

Relacionadas: 7 alimentos que reducen la gastritis

Relacionadas: Jugos para fortalecer el sistema inmune

De corteza dura, redonda, de gran tamaño, amarilla o naranja, así se presentan ante nuestros ojos. En su interior se encuentran las semillas que también tienen propiedades curativas. La calabaza es el fruto en baya de la calabacera, crece en la tierra, existen diversas especies y su origen es multicultural.

Publicidad

Sus propiedades la convierten en un poderoso alimento. Contiene agua, fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes, betacarotenos y otros elementos que fortifican el organismo. A pesar de los tantos aportes que genera, te presento los más relevantes:

Visión óptima

El betacaroteno favorece la salud ocular, ya que ayuda a la retina a absorber y procesar la luz. Además, esta verdura también contiene antioxidantes que previenen la opacidad del cristalino o cataratas.

Inmunidad garantizada

Una alternativa para tener las defensas elevadas y evitar algunas afecciones, es consumir calabaza. Sus vitaminas combaten los virus que siempre andan en el ambiente y accionan como un escudo protector. Este alimento es ideal para alejar resfriados.

Publicidad

Piel saludable

El betacaroteno protege la piel de los rayos ultravioleta, evitando la aparición de arrugas y manchas. Las mascarillas a base de esta verdura brindan una nutrición integral.

Menos peso

La fibra que contiene esta hortaliza ayuda a mejorar la digestión. Asimismo, aporta muy pocas calorías y puedes consumirla en ensaladas, sopas, jugos, cremas y postres.

Cuerpo protegido

Existen diversos factores que ocasionan el deterioro celular e incrementan los niveles de azúcar en la sangre, dando pie a dos de las enfermedades de mayor impacto e incidencia a nivel mundial: el cáncer y la diabetes. En gran parte, la alimentación tiene que ver con la aparición de estos problemas que ponen en riesgo el bienestar de las personas. Una dieta rica en betacarotenos y vitamina A y C reduce los daños que causan los radicales libres y mejora la tolerancia a la glucosa.

Imagen: Pixabay

Más de Cecilia Avilés