La carne es esencial para los humanos, según Harvard

La prestigiosa Universidad de Harvard realizó una investigación sobre la importancia de la carne en la evolución de la especie

Cuál es la mejor dieta, según Harvard

Ver más: ¿Quieres vivir por más tiempo? Sigue la dieta mediterránea

El estudio que tuvo por nombre “Impact of meat and Lower Palaeolithic food processing techniques on chewing in humans” (“Impacto de la carne y las técnicas de procesamiento de alimentos en el Paleolítico Inferior en la masticación de los humanos”), indica que la dieta enfocada en la carne contribuyó en el desarrollo del cerebro.

Esto termina con el criterio que los humanos son vegetarianos por naturaleza o que el fuego fue fundamental para la evolución humana.

La investigación fue realizada por los biólogos especialistas en evolución Katherine D. Zink y Daniel E. Lieberman, quienes explican que desde hace 2.6 millones de años los ancestros del hombre moderno comenzaron a pasar menos tiempo masticando al añadir en su dieta la carne.

Publicidad

Los investigadores estiman que ese ahorro de masticación permitió la reducción del tamaño de la mandíbula, sus músculos y los dientes, mientras que el alto consumo de proteínas permitió que el cerebro se transformara.

Para llevar a cabo el estudio, les pidieron a un grupo de voluntarios que masticaran carne cruda de cabra y otros vegetales sin tragarlos.

¿La carne procesada es cancerígena?

“Las reducciones en los músculos de la mandíbula y el tamaño de los dientes que evolucionaron hacia el Homo erectus no necesitaron del proceso de cocinar, y deben haber sido posibles por los efectos combinados de comer carne y procesar mecánicamente tanto la carne como los vegetales duros”, asegura la investigación.

La novedad del estudio es que rompe con la idea que el fuego fue primordial para la evolución humana, debido que tuvieron evidencias de que antes de su descubrimiento se realizaron cambios de gran importancia enfocados con la incorporación natural de la carne.

Publicidad

“Los orígenes del género Homo son oscuros, pero a la altura del Homo erectus se habían desarrollado cerebros y cuerpos más grandes que, junto con campos más amplios de búsqueda de alimentos, habrían incrementado las necesidades energéticas de los homínidos. No obstante, el Homo erectus se diferencia de los homínidos anteriores porque tiene dientes relativamente más pequeños, músculos masticadores reducidos, una menos fuerza máxima de mordida y un intestino relativamente más pequeño”, se lee en la investigación publicada en Nature.

Más de Yessica Mardelli

COMPOSTA: Prepara la tuya en casa

Para que tus plantas crezcan sanas
Leer más