Lo que (quizás) no sabías sobre la higiene femenina

Todas las mujeres tenemos nuestra rutina de belleza y limpieza, pero ¿sabes si lo estás haciendo bien? Si tenías algunas dudas, aquí en Eme te las resolvemos.

Relacionada: Mantener la higiene personal para un sexo seguro 

Ver más: Vaginosis bacteriana, la infección femenina más común

Lavado

Antes de todo, es importante destacar que limpiar tus genitales hasta que no quede rastro alguno, es imposible y perjudicial para tu salud. Ya aclarado ese punto, para mantenerte limpia lo preferible es utilizar un gel para la zona intima con un pH adecuado, o uno neutro.

Evita productos “agresivos” para eliminar el mal olor, como desodorantes íntimos y jabones, ya que pueden ser malos para tu piel. Tampoco es recomendable las toallitas humedad, debido que estas resecan e irritan demasiado.

Publicidad

Cada cuánto debes lavarte

No debes mantener una limpieza excesiva, ya que solo produciría sequedad, eliminas la protección natural y ayudarías a desarrollar infecciones. Lo recomendable sería una vez al día, en cambio si tienes alguna infección o la menstruación, puede lavarte con más frecuencia, pero solo con agua.

De delante hacia atrás

Para limpiar la zona debemos hacerlo desde la parte más limpia (uretra y vagina) a la parte más sucia (que es el ano). Evita hacerlo al revés, ya que puedes facilitar las infecciones.

Duchas vaginales

Publicidad

Este tipo de limpieza no es recomendable, ya que la vagina es una parte del cuerpo húmeda, y las duchas vaginales eliminan toda lubricación y protección natural generando sequedad. Al mismo tiempo se deshacen de todos los microorganismos que previenen infecciones. Solo son necesarias para tratamientos prescritos por doctores.

Esponjas

No es ningún secreto de que las esponjas guardan miles de bacterias y gérmenes. Por tal razón no es recomendable para limpiar tus partes intimas, lo mejor es utilizar las manos.

Menstruación

Ya sea si utilizas tampones, tollas sanitarias o compresas, es muy importante cambiarlas con frecuencias, evitando que estén más de 4 o 6 horas de uso.

Depilación

Al depilar o afeitar el vello de la zona, estás eliminando toda protección. Si eres propensa a las infecciones y te quieres depilar, trata de dejar un poco más de vello en los genitales. Al depilarte evita productos agresivos o cuchillas que pueden ocasionar pequeños cortes.

Ropa interior

Existen muchos tipos de ropa interior, lo recomendable es optar por aquellas que te hagan sentir cómoda. Si sientes picores o molestias intenta con otras prendas de algodón.

Después del sexo

Es recomendable lavarte con agua y gel, de esta forma eliminarás todo el exceso de fluidos o restos de productos de los preservativos. Es importante que sepa que bañarte no evitará que te contagies de Enfermedades de Transmisión Sexual, por tal razón es recomendable mantener relaciones sexuales con protección.

Más de Equipo Eme

¿Sufres de DEPRESIÓN? Esto es lo que debes saber

Conoce cuales son lo síntomas y busca AYUDA
Leer más