Onicomicosis y su relación con el uso del calzado

chica con tenis y tacones negros

Así como es un grave error compartir tus cosméticos de maquillaje, haciendo énfasis en el polvo compacto y la base, igualmente lo es con el calzado

Compartir zapatos entre amigas muchas veces podría ser peligroso para los pies, y por más que conozcas la buena higiene de esa persona que quieres con el alma y se ha convertido en tu compañera de vida, prestarle esos tenis que tanto te gustan, no es lo más indicado.

Ver más: Cómo evitar el mal olor en los pies

Está bien, una que otra vez, puedes hacerlo. Ahora, no debería ser algo recurrente y no queremos que lo veas como una acción egoísta de tu parte.  Cada quien con su cada cual, lo mismo ocurre en estos casos. Todas las personas deben tener sus propios artículos de belleza e higiene personal, su ropa íntima, zapatos, etc.

¿Por qué hacemos énfasis en este tema?

Junto a otros factores como la humedad en los baños o duchas de los gimnasios, los hongos pueden comenzar a proliferar en tus zapatos, y posteriormente afectar en tus pies cuando (cuando pasan de los tuyos a otros extraños) e incluso causar onicomicosis, una infección grave en las uñas ocasionada por hongos.

Aunque las manos no quedan ausentas de esta afección, son los pies las zonas más vulnerables para la reproducción de estos microorganismos, y aunque son múltiples las razones, hoy te mencionamos la principal: el calor al estar cubiertos con medias, lo que se traduce en mayor y muchas veces exceso de sudoración en los pies.

Publicidad

La infección no produce dolor sino picazón, enrojecimiento, cambio de coloración en las uñas (se vuelven oscuras), fragilidad, descamación a nivel de la piel y mal olor.

Recomendaciones generales para evitar la onicomicosis

-Procura ser muy cuidadosa en cuanto a tu cuidado personal.

-Mantén una correcta higiene de las uñas de tus manos y pies.

-Conserva tus uñas cortas y limpias.

-Realiza limpieza periódica y por favor ¡No compartas tus zapatos!

Publicidad

Imagen: Archivo Eme

Más de Cecilia Avilés