Orgasmos de la piel

Hay personas que logran orgasmos “inusuales”. Un tipo de ellos puede ser gracias a la existencia de piel hipersensible, especialmente en el cuello, brazos, hombros o espalda.

Es normal haber sentido esa sensación enervante y placentera que se acompañaba de piel de gallina en los antebrazos. Eso se llama Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma (RSMA en español o ASMR en inglés).

Ver más: Orgasmos que te erizan la piel

Algunos estudios fisiológicos concluyen que estos orgasmos están relacionados con los circuitos cerebrales de recompensa asociados a dopamina y serotonina.

La serotonina, es el más jovial de los neurotransmisores y produce sensaciones de placer y bonhomía: me siento bien, estoy satisfecho, quiero quedarme aquí, etc. La serotonina es como una “hormona de cheveridad”. Que eso se experimenta hablando algo interesante con una amiga, dando el seno al lactante, cuando escuchas tu canción favorita o ves tu parte preferida de la película que te gusta.

Es la misma reacción que pueden generar las drogas o el sexo, lo que podría explicar por qué resultan tan adictivas.

Publicidad

“Una de las claves del mecanismo parece ser la forma en la que el cerebro monitorea nuestras expectativas”, dice Psyche Loui Psicologa, de la Universidad de Wesleyan, en Connecticut, Estados Unidos. Donde incluso la persona puede llegar a experimentar temblores, rubor, sudoración, cambios repentinos de armonía e incluso excitación sexual.

Sin embargo, cuando las causas de los llamados orgasmos de la piel se vuelven recurrentes, la intensidad de las reacciones van disminuyendo con el tiempo, pues nuestro cerebro ya no las codifica como “suficientemente interesantes”. Cuando esto ocurre, nuestro cuerpo estaría actuando de forma condicionada sintiendo el escalofrío aún cuando ya se perdió el componente sorpresa o emocionante.

Más de Joselyn Vasquez Beaujon

Aceites naturales para lograr rizos perfectos

Luce una melena hidratada y libre de frizz
Leer más