Pescado contra la depresión

El secreto de la felicidad podría estar en algo tan simple como una buena comida con un pedazo de atún o bacalao, aguacate y algunas papas.

 Se ha descubierto que consumir estos pescados reduce el riesgo de depresión en 25%, pero sólo en las mujeres.

Ver más: ¿Por qué es necesario consumir omega 3?

El documento, publicado en el American Journal of Epidemiology, indica que los niveles altos de ácidos grasos Omega-3 pueden combinarse con las hormonas sexuales femeninas (estrógeno y progesterona) para mantener el correcto funcionamiento del cerebro.

 La razón de este efecto positivo del pescado en las emociones se debe a que una parte del cerebro se forma a partir de ácidos grasos Omega-3 de cadena larga, que también se encuentran comúnmente en el pescado azul y pueden ser utilizados fácilmente por el cuerpo, mientras que en la carne son de cadena corta por lo que tienen que ser adaptados.

 Estudios realizados mostraron que en los países en los que se consumen grandes cantidades de pescado las tasas de depresión son bajas en comparación de los países donde se consume poco pescado, lo que ha llevado a los investigadores a examinar si las grasas Omega-3 que contiene el pescado son las responsables de una disminución de las tasas de depresión.

Publicidad

Uno de los estudios hizo el seguimiento de pacientes con trastorno bipolar. La mitad de los participantes tomaron suplementos de aceite de pescado y la otra mitad un placebo. cuatro meses después, la mitad de los que tomaron el placebo sufrían de depresión, en comparación con sólo dos de las 15 personas que suplementaron su dieta con aceite de pescado.

Además de los efectos positivos en la depresión, otros estudios relacionan las grasas Omega-3 con una mejora de la salud cardiovascular, prevención y tratamiento de algunos tipos de cáncer y patologías de tipo inflamatorio como la artritis reumatoide.

Los ácidos grasos Omega-3 también resultan beneficiosos para el desarrollo del cerebro de los bebés. Por tanto, se recomienda a las mujeres embarazadas y lactantes consumir estos ácidos grasos.

Se recomienda que las personas coman dos porciones de pescado a la semana, uno de ellos graso, como el atún fresco, el salmón o las sardinas. La ingesta diaria de pescado como fuente de Omega-3 puede resultar peligrosa por los altos niveles de mercurio que contiene.

Publicidad

Más de Joselyn Vasquez Beaujon

Aceites naturales para lograr rizos perfectos

Luce una melena hidratada y libre de frizz
Leer más