ANEMIA: descubre si tu hijo sufre de este padecimiento

Tener anemia y cómo eliminarla

Tener anemia suele ser común en los niños de entre 7 y 14 años. Esto se debe a que están en una etapa de desarrollo en donde la comida es fundamental para su formación. Sin embargo, los actividades diarias pueden llegar a afectar su alimentación. La mayoría de los jóvenes que la padecen no saben que la tienen sino hasta tres o cuatro meses de haber aparecido en el cuerpo.

¿Tu hijo tiene poco apetito?

Ver más: 5 Señales de que tus riñones no están bien

¿Lo notas más fatigado de lo usual?

¿Duerme mucho?

Si la respuesta de estas preguntas es afirmativas, posiblemente tu hijo tenga anemia. Pero, ¿sabes realmente qué es?

Publicidad

Anemia: en qué consiste

síntomas del autismo

Es una afección que se desarrolla cuando a la sangre le faltan glóbulos rojos o hemoglobina sanos. Quien tenga un nivel bajo de ellos no recibirá oxígeno en las células del cuerpo. Lo que da como resultado que te vuelvas más propenso a las enfermedades del exterior, ya que  las células de su cuerpo no recibirán suficiente oxígeno. Y esto ocurre porque los órganos no obtienen lo que necesitan para funcionar correctamente.

¡Pero tranquila! Este es un padecimiento sumamente común y fácil de tratar. Sin embargo, lo debes atacar de forma inmediata ya que el sistema inmunológico de tu hijo no está en capacidad para resistir ni el más simple virus.

Asimismo, existen casi 400 tipos de anemia. Y todas se presentan por causas distintas. Tener anemia por deficiencia de hierro es el tipo más común. Esto se debe a que no se está ingiriendo los alimentos necesarios que contienen este nutriente. La falta de proteína también es un factor crucial para la aparición de esta deficiencia en la sangre.

Síntomas que aparecen en los niños al tener anemia

Los síntomas de la anemia varían según el tipo, la causa, la gravedad y cualquier problema otro problema de salud. Como por ejemplo hemorragias, úlceras, problemas de salud. Sin embargo, cuando ocurre algo de lo antes mencionado los rasgos de este padecimiento suelen presentarse rápido.

Publicidad

El cuerpo también tiene una notable capacidad para compensar la anemia temprana. Si la anemia de tu hijo es leve o se ha desarrollado durante un largo período de tiempo, es posible que no notes ningún síntoma.

Para saber exactamente si realmente tiene anemia deben contar con 5 de estas 8 características:

  • Fatiga fácil y pérdida de energía.
  • Latidos cardíacos  rápidos, especialmente con el ejercicio.
  • Falta de aliento y dolor de cabeza, especialmente con el ejercicio.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Mareos.
  • Piel pálida.
  • Calambres en las piernas.
  • Insomnio.

¿Cómo tratar la anemia?Horas de sueño

Al existir diferentes tipos de anemias, es complicado decir cuál es el posible tratamiento para acabarla. Sin embargo, hay ciertas cosas que puedes hacer para evitar que se siga desarrollando. Y esto va íntimamente vinculado con la forma de alimentar a los pequeños de la casa.

El tratamiento generalmente implica tomar suplementos de hierro y realizar cambios en la dieta. La creatividad no tiene límites cuando hablamos de comida. Puedes empezar a hacer batidos, o simplemente tomar suplementos vitamínicos que compensen la falta de glóbulos rojos.

Algunos de los batidos que te recomendamos son:

-Batido de mora, fresa y manzana:

Gracias a su alto contenido de hierro, fibra y antioxidantes ayudarán a tu hijo a limpiar la sangre de forma efectiva.

-Batido de zanahoria y berro:

La cantidad de vitaminas y minerales esenciales que aportan son excelente para reactivar el cuerpo. Mejorando así el rendimiento físico y mental.

-Batido de remolacha: 

Su poder energizante combate la fatiga. Devolviéndole la fuerza necesaria al joven para llevar a cabo sus actividades con total normalidad. Es ideal para los niños un poco más grandes. Ya que la remolacha no suele ser la verdura más querida por algunas personas. Te recomendamos agregarle un poco de naranja para aumentar su poder vitamínico.

Dale click aquí y descubre cómo prepararlos.

comida saludableAsimismo, según el portal HealthLine, la forma más eficaz de acabar con la anemia temporada es a través de un correcto plan alimenticio. Estos a menudo incluyen alimentos ricos en hierro y otras vitaminas esenciales para la producción de hemoglobina y glóbulos rojos. De igual forma, también se debe agregar comida que ayude a absorber estos nutrientes.

¿Qué dieta llevar al tener anemia?

 

Hay dos tipos de hierro en los alimentos: hierro hemo y hierro no hemo.

El hierro hemo se encuentra en la carne, las aves de corral y los mariscos. Mientras que el hierro no hemo se encuentra en alimentos vegetales y alimentos fortificados con hierro. El cuerpo puede absorber ambos tipos, pero el hemo lo capta más fácilmente.


Aunque los planes de tratamiento de la anemia son individualizados, la mayoría requiere de 150 a 200 miligramos de hierro al día. Ello según el portal de salud.


Es difícil obtener estos niveles solo con la dieta. También es posible que el niño deba tomar hierro. Sin embargo, este debe ser recetado junto con un suplemento hasta que sus niveles se repongan.

Agregue estos alimentos a al plan para obtener más hierro y ayudar a combatir la anemia por deficiencia de hierro:

Espinaca

Es de los alimentos verdes que más ayudan a eliminar la anemia en tiempo récord. Además, su gran poder calórico ayudará al niño a recuperar su peso ideal.

Legumbres

Estas son un gran aporte de nutrientes. Algunas de las  más comunes y deliciosas son las lentejas, los garbanzos y los guisantes.

Remolacha

Si hablamos de buenos alimentos para compartir la anemia, sabemos que los médicos concordarán con nostras cuando decimos que la remolacha está entre los mejores.

Carne roja

Nada como una buena y sana carne para activar el sistema inmunológico de cualquier persona. Además, de ser una excelente fuente de proteína, la carne ayudará al incremento de glóbulos rojos. Sin embargo, esta no se debe comer todos los días ya que los triglicéridos se pueden alterar.


Tener anemia no es cualquier cosa. A pesar de que se pueda tratar de forma rápida y efectiva, si este padecimiento se toma a la ligera el niño puede no desarrollarse correctamente. Por eso, si lo notas decaído, te recomendamos llevarlo al médico para que le realice los exámenes pertinentes.