Brrrr! Cocktail de vino caliente

Por Mónica Urbina

Recuerdo la primera vez que mi esposo hizo Glühwein (vino caliente) en casa: él extrañaba las tradiciones culinarias de su país natal, Alemania, y quería replicarlas para que yo las probara y adoptara como propias. Para ese entonces vivíamos en Caracas, Venezuela, y era una noche de esas bien cálidas en la que aún “Pacheco” (como le dicen al frío en mi país) no decidía a bajar desde el cerro El Ávila.

Ver más: Las bebidas muy calientes pueden generar cáncer

Obviamente el resultado no fue el esperado. La bebida le quedo perfecta, pero no funciono en ese clima tan extremadamente tropical.
Ahora que estoy en Alemania, estoy segura en que solo hay que beberlos en climas fríos, o en su defecto en alguno templado pero al aire libre, porque la función de este Glühwein es precisamente la de calentar el cuerpo con una deliciosa mezcla de alcohol, azúcar y múltiples especias.

Es la bebida especial de invierno para los alemanes, lo encuentras en todos los mercados de Navidad, justo cuando la temperatura ambiente es cercana a los cero grados o preferiblemente si es mas baja. Cuando sientes que el frío te quema el rostro y las manos, nada mejor que un Glühwein, créeme.

La receta que varía de región a región, también se prepara en otros países del norte de Europa. Así que sería muy injusto adjudicarle su invención a algún sitio especial de esta tierra que ha tenido nieve por lo menos desde que tenemos conciencia como civilización humana.

Publicidad

A continuación les dejo mi versión del Glühwein, pero debo decirles que la variedad es impresionante. Los que se preparan en el sur de Alemania son más especiados que los de la zona central. Prometo probar pronto los del norte para poder comparar sabores, seguramente todos con su propia delicia.

Glühwein / Vino caliente

Lo que necesitas:

1 botella de vino tinto.
50 gramos de azúcar moreno.
2 ramas de canela.
3 clavos de olor.
2 granos de cardamomo.
2 estrellas de anís.
La cascara de una naranja.

Lo que debes hacer:

Publicidad

Coloca todos los ingredientes secos en una cacerola, presumo que en una olla de barro te quedara mucho mejor. Colócalos unos minutos a fuego lento para que comiencen a soltar sus aceites y aromas. A continuación agrega el vino y deja calentar a fuego medio más o menos durante 20 minutos, la idea es que resulte muy caliente y con todos los sabores interactuando, pero no lo dejes hervir porque se evaporaría el alcohol y entonces obtendrás una sopa dulce y no vino caliente.

Cuela y sirve en mugs o tazas de vidrio y consúmelo de inmediato. Acompañado de galletitas recién horneadas resulta de otro mundo.

Los trucos:

Si bien el vino generalmente es tinto, debes saber que algunas regiones también preparan esta receta con vino blanco, en ese caso prefieren endulzar con miel y no con azúcar.

Elige un vino muy afrutado y preferiblemente dulce. Como curiosidad te cuento que en Alemania ya venden el vino listo para calentar al fuego o en el microondas.

Si no tienes azúcar moreno usa entonces la versión en blanco, solo debes tener en cuenta que esta endulza mucho más y debes disminuir la cantidad que agregues.

Si tu vino es muy dulce agrega menos azúcar, para que no te quede como un sirope. También puedes sustituir por miel.

Si deseas que el vino resulte tan especiado como el que hacen en Bavaria agrégale a la cocción dos hojas de laurel y un toque de nuez moscada.

También hay quien incluye en la cocción 1 cucharadita de jengibre en polvo o dos granos de pimienta dulce para lograr un gusto mas hot.

Puedes sustituir la cáscara de naranja por cáscara de limón.

Si tu vino no es muy afrutado agrega rodajas de naranja a la cacerola antes de cocinarlo.

Un chorrito de Cointreau, licor de cerezas o incluso de ron le dará un vuelco interesante a tu Glühwein.

Puedes guardar el vino sobrante y volverlo a calentar para consumirlo mas tarde. ¡Pero nunca olvides que no debe hervir!

El soundtrack:

A los alemanes les encantan los villancicos, cantan en las casas, en los mercados navideños y los ponen de música de fondo en las calles. A mí, que no me gusta nada el bullicio pachanguero de la Navidad, me cae como anillo al dedo escuchar esas sinfonías antiquísimas, con melodías inspiradoras y relajantes. Así que mi recomendación para que disfruten de este vino caliente a su máxima potencia es escuchar estas canciones navideñas que grabó hace ya más de 50 años una de las voces estadounidenses más hermosas, potentes y conmovedoras: la de Elvis Presley.

Particularmente El Rey me transporta a un mundo distinto, de paz, amor y serenidad, ese que necesitamos tanto hoy en todos los rincones del planeta… Mi favorita es Blue Christmas.

¡Feliz adviento!

Escrito por
Más de