Semana 26: Ya empieza a escuchar

En esta semana se realiza la prueba de la glucosa la cual detecta la diabetes gestacional. Además a partir de estos días el peso del bebé se triplicará hasta el parto

El tamaño del bebé continúa creciendo, durante esta semana mide aproximadamente 35 centímetros y pesa un poco menos de un kilo.

Ver más: Semana 33: Avances en desarrollo cerebral

Debido que sus ojos ya están casi desarrollados, el feto es capaz de abrir y cerrarlos con facilidad. Sus párpados están completos, mientras que la retina continúa su progreso.

En sus oídos ya empieza a formarse la membrana y la cavidad timpánica, esto quiere decir que es posible que escuche los sonidos del exterior reaccionando ante ellos.

Sus cinco sentidos (visión, olfato, gusto, oído y tacto) ya están desarrollados, dentro del útero podrá apreciar los diferentes sabores provenientes del líquido amniótico, puede ver un poco la luz, comienza a escuchar mejor y puede sentir las diversas texturas o tomar el cordón umbilical.

Publicidad

El feto ya tiene los ciclos de sueño y vigilia, estos duran menos que los de un niño, por eso se mantendrá durmiendo la mayor parte del día. Pero cuando esté despierto tendrá mucha energía la cual consumirá sacudiendo sus piernas y brazos.

Su sistema nervioso continúa madurando, durante esta semana podrá controlar su temperatura corporal.

Los cambios de la madre son iguales que las semanas pasadas, el útero continúa creciendo lo que genera que comprima la vejiga aumentando así las ganas de ir al baño.

El pecho también empieza a experimentar alteraciones no solo con su tamaño sino con su color, ya que las areolas mamarias se tornan cada vez más grandes y oscuras. También pueden aparecer en ellas unos pequeños bultos llamados glándulas de Morgagni, estas son las encargadas en segregar una sustancia que lubrica el seno durante la gestación, protegiéndolo de infecciones.

Los movimientos del bebé son cada vez más frecuentes y notables, estos pueden causar ciertos dolores en las costillas, además dificultan la hora de dormir.

Publicidad

Durante esta semana es probable que la presión sanguínea aumente un poco, ubicándose al nivel que se tenía antes de quedar en estado.

Es probable que se empiece a sentir las conocidas contracciones Braxton Hicks, estas son involuntarias y no todas las mujeres las notan. Estas empiezan a aparecer a partir de la sexta semana, pero días antes de parto comienzan a ser muy frecuentes e intensas.

Un punto importante que toda futura madre debe tener en cuenta es la preeclampsia, la cual aparece en el último trimestre, una diagnostico temprano es esencial para la salud tanto del bebé como de la mujer.

Sus principales síntomas son: hinchazón en las manos y la cara, visión borrosa, dolores de cabeza, aumento repentino de peso, dolores de cabeza persistentes. Si se cuenta con algunos de ellos se tiene que acudir al doctor para que empiece un tratamiento.

En la semana 26 llegan los resultados de la prueba de la glucosa para detectar la diabetes gestacional, si estos muestran alteraciones se tiene que realizar una segunda sobrecarga, y si esos resultados dan positivo ya se debe comenzar a llevar un control cuidadoso de diabetes y gestación.

Datos Eme:

  • Para evitar el estreñimiento se debe mantener una dieta rica en fibras, además de ingerir mucha agua.
  • Al descansar mantén los pies en alto para ayudar a la circulación y disminuir la hinchazón.
  • Come con frecuencia y moderadamente, esto ayuda a emparejar los niveles de azúcar en la sangre.