Semana 40: ¡Hora de conocer el mundo!

Después de nueve meses en la dulce espera, ha llegado el momento de conocer a tu hija o hijo. Aunque se puede extender a las semanas 41 y 42, debes realizarte chequeos constantes para determinar el estado de la placenta y saber si sigue nutriendo y oxigenando al bebé.

En la semana 40 tu médico te mandará a realizarte un test basal en ayunas, que dará a conocer la frecuencia cardíaca fetal y su variabilidad, es decir aumento o disminución del ritmo del corazón.

Ver más: Exámenes que debes realizarte durante el embarazo

El resultado se puede clasificar en reactiva o no reactiva. Cuando el test basal no sale reactivo, es preciso ingresar a la embarazada para repetirlo o finalizar la gestación. Si en la prueba se observan signos de pérdida de bienestar fetal, te ingresarán para induciéndote el parto o realizándote una cesárea, dependiendo del grado de sufrimiento fetal que exista.

La cesárea también debe practicarse si no has dilatado para la semana 42 o si el bebé aún no esta en posición.

Luego de haber seguido semana a semana todos los datos que te hemos aportado, no debes preocuparte si tú bebe no alcanza las medidas o el peso aquí expresado. Recuerda que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, incluso cuando está en el útero.

Publicidad

De existir algún inconveniente tu médico sabrá detectarlo. De igual forma es importante que le hagas saber todos los cambios y los síntomas que experimentes en el transcurso de la semana 40.

Más de Equipo Eme