A propósito del #MiamiMarathon: ¿Estás preparada para correr un maratón?

correr un maratón

Correr un maratón no es tarea sencilla. Las personas que lo realizan necesitan estar por lo menos dos o tres meses en constante entrenamiento, y es que el cuerpo se somete a un cambio drástico cuando decidimos incursionar en el mundo del running

Si eres nueva en este deporte puede llevarte hasta un año acumular la resistencia necesaria para realizar un maratón. Sin embargo, con un buen entrenamiento: estarás en forma como corredora, tu salud será más estable, y probablemente te verás un poco más delgada.

Ver más: Errores más comunes al comenzar a correr

¿Qué hay que tener en cuenta?

Mientras entrenas, recuerde que el cuerpo humano se adapta lentamente. Por lo tanto, responde mejor a pequeños incrementos graduales durante el entrenamiento. Los músculos, tendones, ligamentos, huesos, el sistema circulatorio, el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio se adaptan a diferentes ritmos, por eso debes tener cuidado con la intensidad que vayas agregando a tu rutina.

Necesitarás un mínimo de seis semanas para adaptarte al estrés y rigor que esto amerita. Por lo que proceder de manera gradual a medida que te preparas para correr un maratón específico es muy importante. Asimismo, los aumentos de velocidad o de distancia deben hacerlos cada dos semanas. Pero recuerda, todo dependerá de si realmente te sientes preparada.

Si haces esto ¡estás preparada para correr un maratón!

Publicidad

Correr un maratón es una práctica deportiva exigente pero beneficiosa para la salud. Son muchas las personas que alcanzan kilómetros de distancia en su ciudad al correr en un maratón. Ya sea por contribuir con una buena causa, por diversión o esparcimiento.

Pero antes de tomar la decisión de comenzar a formar parte de estas actividades, es importante que tomes en cuenta lo siguiente:

1- Ir al médico es el primer paso

Antes de pensar de ir a una de estas competencias, necesitas conocer el estado de tu cuerpo. Para ello, es necesario que vayas a un especialista que te realice las pruebas físicas pertinentes.

Asimismo, debes hacerte un examen de sangre para conocer cómo está funcionando tu cuerpo internamente. Con un Perfil 20 será suficiente para saber si los valores de tus hormonas están en orden. Debes estar atenta ya que si un valor está por debajo de lo normal, tu cuerpo es el que sufrirá las consecuencias al momento de comenzar a entrenar.

2- Tienes meses entrenando…

Si le hiciste check al primer punto, es momento de agarrar el calendario y saber cuánto tiempo tienes ejercitándote. No creas que por ir al gym frecuentemente ya estás lista para correr un maratón..

Publicidad

La preparación debe ser exhaustiva, estricta y constante. Y eso se debe a que al cuerpo le tomará mucho tiempo adaptarse a este ritmo, sobre todo si tu alimentación no es muy buena…

Sin embargo, si ya comenzaste con esto, you’re doing it good!

Si tienes más de tres meses en constante entrenamiento, es momento de subir la intensidad. Si venías trabajando con serie de 20 minutos trotando y 5 caminando, ahora debes incrementar la velocidad pero con el mismo tiempo. Lo importante es que no excedas tu límites, porque el resultado nunca será positivo y a tu cuerpo le costará mejorarse.

3- Carbohidratos para la energía -pero no abuses-

Hay varios issues con respecto a este tema. Sin embargo, los carbohidratos que vienen de los vegetales, granos y de más son fundamentales para el entrenamiento de un corredor. Y la razón es muy sencilla… Este tipo de alimentos son los responsables de ayudarnos a tener energías día a día.

Si quieres que tu cuerpo esté en óptimas condiciones, debes ingerirlos. Lo mejor es hacerlo luego del entrenamiento. Ya que de esta forma tu metabolismo absorbe los nutrientes y así recuperas la energía gastada. Esto es fundamental, pues el ejercicio puede llegar a eliminarnos completamente cualquier suministro de energía. Y el resultado será: malestar general.

 Lo más aconsejable es alimentarte lo más natural y ligero posible. Así que olvida el chocolate, o de más golosinas. Pues estas en vez de ayudarte, harán que el cuerpo se sienta más pesado.

4- Desayuna una comida suave

Si haces esto, tienes un 30% listo para correr un maratón…

La digestión es un proceso complicado y pesado. Quítale ese esfuerzo a tu organismo y desayuna alimentos livianos. Sin embargo, es importante que sea una buena comida, no simplemente una lonja de jamón.

Lo mejor es optar por huevos revueltos, sánduche con jamón y queso blanco. etc. Esto será suficiente para darte la energía que necesitas para entrenar.

5-Toma agua antes de que la carrera comience a pesar de no tener sed. Haz lo mismo durante el recorrido. Otra opción es hidratarte con las bebidas energizantes.

6- Disminuye el ritmo cada vez que lo necesites

Ningún exceso es bueno. Respira y mantén la calma, no es una competencia contigo misma. En el proceso de running las personas se llegan a conocer muy bien. Y esto tomará tiempo, por ende si ya has empezado a comprender el funcionamiento de tu respiración o del ritmo cardíaco, vas por excelente camino.

Hay pequeñas señales que nos da el cuerpo cuando estamos sobrepasando nuestro límite. Desde una punzadas, hasta resequedad en la garganta y de más…

Por eso, aprende a disminuir el ritmo cuando lo necesites. Esto lo hacen los grandes corredores por el bien de su entrenamiento.

Datos adicionales

Infórmate bien sobre la ruta de la carrera, kilómetros, etc. Ahora, si no tienes la capacidad física, comienza con las caminatas.

Cuida tu piel del sol. Usa gorra y nunca olvides protector solar.

Utiliza ropa especial para hacer ejercicio, siempre y cuando sea cómoda.


Si realizas cada uno de estos consejos, you’re ready, girl!

Go for it e inscríbete en la Miami Marathon sin problemas. ¡Seguramente lo harás asombroso!

Sigue entrenando y conoce cada vez más tu cuerpo. Esta es la única clave para adaptarse a los requerimientos físicos del running -o de cualquier deporte.

Más de Lailyn Buvat