Al tomarnos fotos ¿por qué salimos con los ojos rojos?

Por más avances tecnológicos que tengamos el efecto de ojos rojos en nuestras fotografías sigue saliendo, ¿será por la cámara?

Cuando hay poca luz en el ambiente las pupilas se dilatan para permitir el paso de la mayor cantidad de luz posible. Al disparar el flash de la cámara, la pupila no tiene tiempo para contraerse, dejando que la luz del flash penetre y rebote en el fondo del ojo, en una zona llamada coroides que se encuentra saturada de vasos sanguíneos. Por ende, siempre que haya poca luz y se use flash, el efecto de ojos rojos aparecerá.

Ver más: Ventajas de tener un celular con dos cámaras

El fondo se carga del color rojo de la sangre y, como la pupila aún se encuentra abierta, el reflejo rojizo se hace visible en el preciso momento que la cámara capta la imagen. Las cámaras más modernas evitan este efecto disparando un flash previo para que las pupilas se cierren, alterando la escena original donde se hubiese podido ver el rojo sangre a través de la pupila si se le iluminaba súbitamente, generando ese efecto.

La intensidad del reflejo varía de una persona a otra porque las paredes de la retina absorben más o menos luz dependiendo del individuo. Las personas de ojos claros son más propensas a salir con ojos rojos en las fotos porque sus pupilas se dilatan más. Pero esto no es solo cuestión de humanos, el efecto también se da en animales. Solo que en ellos además es frecuente el efecto de ojos brillantes, que se ven amarillos.

Por Génesis Amaris

Publicidad

Más de Equipo Eme