Biblioteca coqueta e interesante

Sin importar cuáles son tus autores o géneros predilectos, una biblioteca linda y ordenada mantendrá tus libros en buen estado. Además, te ahorrará tiempo cuando desees releer alguno o donar un par de ejemplares.

¿Cómo empezar?

Ver más: Organiza tu biblioteca en casa

Saca los libros que tengas en cajas o dispersos entre estanterías y mesas. Reúnelos y límpialos, de ser necesario.

Elige el mobiliario donde pondrás los libros y aséalo. Organízalos y colócalos: puede ser por tema, género, autor, color, editorial, orden alfabético o el criterio que prefieras.

Procura que la biblioteca no quede tapada por otro mueble y cuida que haya suficiente espacio para pararte frente a las estanterías con comodidad. Los muebles más pequeños, tipo repisa, son ideales para ahorrar espacio y dar toques modernos al lugar.

Publicidad

Mantener un inventario de tus libros en un documento digital puede ser muy útil. Emplea una metodología sencilla o profesional.

Casa lectora

María Alejandra Bello, comunicadora social y co-administradora de la iniciativa en redes sociales Qué Leer, afirma que crear una pequeña biblioteca en el cuarto de los niños les crea un hábito de lectura y les enseña que, en casa, siempre debe haber espacio para los libros.

Bello recomienda que la biblioteca posea una altura adecuada para los pequeños. Así podrán tener acceso a los libros sin acudir a los adultos. Hay muebles modulares de varios tamaños que funcionan muy bien en espacios reducidos.

En la cocina, algunas estanterías o repisas en las paredes servirán para colocar libros de recetas. Si tienes una mesa tipo isla en medio del espacio, puedes reservar un lateral en su base para este fin.

Publicidad

Recomendaciones

  • Mantén los libros alejados del sol y la humedad, especialmente si son de colección o muy viejos. Que les pegue el aire, pero no sol directo ni humedad.
  • ¡Atención románticas! Los pétalos de rosas manchan las páginas de los libros. Además, puede producir hongos.
  • Haz una limpieza de tu biblioteca cada seis meses. Abre cada libro y verifica que no haya polillas.
  • Deja un estante para los libros que pidas prestados a una biblioteca. Es aconsejable usar una libreta para anotar título, autor, fechas de pedido y devolución.
  • Guarda los libros autografiados en un estante aparte para que no se vayan accidentalmente en alguna donación o préstamo.
  • Si hay libros que relees constantemente, una mini-repisa puede darte un acceso más rápido a ellos. Puedes colocarla en tu habitación para no abarrotar tu mesa de noche.

 

Fuentes consultadas:

Revista Vista Magazine

María Alejandra Bello, co-administradora de Qué Leer

Biblogtecarios.es

 

Andreína Monasterio es periodista y le gusta escribir de viajes, decoración y estilo de vida. @JustAndre