Pinta tu hogar según la psicología del color

Blanco, azul, verde, blanco, lila, beige. Elegir el color de las paredes puede tomarte algunos días. Buscas revistas para estar al tanto de lo último en tendencias, ves catálogos para conocer todos los colores existentes, preguntas, pides opiniones, hasta que finalmente tomas la decisión.

Relacionadas: Cinco maneras de añadir color a tu casa

Ver más: ¿Beige o gris? ¡Estos son los colores ideales para pintar una casa!

Relacionadas: Cojines coloridos para el piso

Los colores tienen un poder impresionante, influyen en el estado anímico y son capaces de controlar las emociones. Por tal motivo, escoger los más indicados para cada espacio del hogar es un tema de suma importancia. Ten en cuenta algunas recomendaciones y descubre cómo pintar tu hogar según su psicología.

Amarillo: Vitalidad, energía y mucho optimismo. Aunque es un color muy bonito y llamativo, debes utilizarlo con moderación. El truco está en optar por tonos claros y pasteles. Aún así no es el más recomendable para las habitaciones.

Publicidad

Blanco: Pintar las paredes con este color transmite frescura, tranquilidad pero sobre todo paz. Además, brinda luminosidad y amplitud. Efectos muy similares causa el beige.

Verde: Si buscas inspiración y concentración debes elegirlo. El verde es un color que transmite vida y esperanza. En el hogar reduce el ruido y genera armonía. Indicado para habitaciones y sitios de estudio.

Azul: Puedes sentirte en el cielo. Las diversas tonalidades que hay en el mercado son ideales para espacios tranquilos y confortables como cuartos infantiles o lugares de trabajo. Son agradables a la vista.

Rojo: ¡Cuidado! Este color puede lucir hermoso en labiales, vestidos y múltiples accesorios como: lentes, carteras y joyas, sin embargo, no es la mejor alternativa para decorar el hogar. Ciertamente, expresa energía, pasión y vitalidad pero también puede ocasionar mucha distracción.

Imagen: iStock

Publicidad

Más de Cecilia Avilés