Prácticos y bonitos: los nuevos separadores de ambientes

Los ambientes cambiaron. Cada vez hay más cocinas incorporadas, apartamentos tipo loft y casas en las que la única pared es la exterior. Incluso en los trabajos se volvieron cada vez menos frecuentes las oficinas cerradas

Sin embargo, las superficies sin separación alguna no son siempre lo ideal. A veces no se quiere estar todo el tiempo a la vista de los compañeros en el trabajo, y cierto aislamiento es necesario para tener algo de privacidad y evitar ruidos.

Ver más: 3 tips para tener un ambiente de trabajo saludable

En los hogares, se trata más bien de lograr crear distintos ambientes sin destruir el efecto óptico de amplitud. Generar una pequeña esquina para trabajar en el dormitorio o separar la zona en la que se ve televisión del resto del salón de estar es posible sin emprender grandes obras, gracias al empleo de separadores flexibles. Éstos estructuran y vuelven más acogedores e íntimos los ambientes. Cada vez hay más biombos modernos disponibles en el mercado y pueden adquirirse en distintos materiales, colores y formas, que permiten separar ambientes.

Separadores decorativos

Ronan y Erwan Bouroullec diseñaron una nueva variante junto al fabricante textil Kvadrat: un sistema de módulos textiles flexibles combinables. El producto, llamado Clouds, se puede colocar en la pared o colgarlo del techo. Los módulos, que se unen entre sí con bandas de goma, pueden desarmarse y volver a combinarse. “Queríamos generar separadores que sean simples y prácticos, de modo que no sea necesaria mano de obra para montarlos o colgarlos”, dijo.

Publicidad

Igualmente flexibles son los paneles de plástico llamados Algue que producen los diseñadores de la empresa Vitra. Las filigranas se pueden combinar entre sí: cuanto más se usan, más tupido el efecto y mayor la sensación de aislamiento. Es casi como un puzzle en 3D: para una red ligera de un metro cuadrado se necesitan unas 25 piezas.

Separadores decorativos

Jaime Hayon creó sus Paravent Frames con ratán teñido en colores naturales. Por su parte, el dúo italiano LucidiPevere creó junto a Shoji para la empresa Zanotta un híbrido entre biombo y módulo. “La construcción de madera enmarca un textil tensado“, explica Paolo Lucidi. “Se lo puede usar como biombo, como pequeño escritorio o como elemento decorativo, que incluso puede mejorar la acústica del lugar”.

Separadores decorativos

El tema de la división de ambientes no es un fenómeno de los últimos años. Ya la diseñadora de muebles irlandesa Eileen Gray (1878-1976) buscó soluciones elegantes que puso a prueba en su propia casa E1027 cerca de Montecarlo. Su casa, construida en los años 20, estaba dividida por paneles bautizados Brick Screen, que parecían esculturas, fabricados con una estructura de acero inoxidable y material laqueado en negro. Hoy en día, los paneles fueron reeditados por la empresa alemana Classicon.

Publicidad

Los separadores también se usan cada vez más en el mundo del trabajo. El trío de diseñadores suizos del atelier Oï creó los Privacy Panels para oficinas. Los paneles definen distintos ambientes, crean una atmósfera privada y optimizan la acústica. Se los puede adquirir por separado o montarlos sobre las mesas.

Por Uta Abendroth (dpa)