Tips para pintar las puertas

Closed White Door on Blue Wall, Reflective Floor

Si decidiste pintar toda tu casa es importante también darle un retoque a las puertas del interior, ya sea para que se vean nuevas como para que combinen con las paredes

Por ello te presentamos varios consejos para que los tengas en cuenta si vas a pintar las puertas de tu hogar. ¡Toma nota!

Ver más: Trucos para pintar las paredes como una profesional

Desmonta la puerta

Si vas a pintar por primera vez una puerta es aconsejable que la saques, ya que de esta forma evitas que se corra la pintura o manches los bordes. Además podrás pintarla con tranquilidad, y tomar mayor atención a todos sus ángulos y no quede ningún espacio sin pintura.

Prepara la puerta

Publicidad

Lo primero que debes hacer es retirar las cerraduras, los pestillos, los cerrojos y las manivelas de la puerta, de esta forma no las mancharás, aunque también las puedes tapar con cinta. Luego cubre con cinta de pintor las bisagras.

El siguiente paso es asegurarse que no tiene ningún tipo de golpe, arañazos o marcas, de ser así se tiene que cubrir con masilla de madera y lijarla con una lija suave hasta que quede uniforme. Después es momento de limpiarla, para conseguir un mejor resultado usa un trapo húmedo para retirar el polvo y luego utiliza una esponja humedecida en jabón líquido y elimina todo la suciedad. Deja secar.

Selecciona la pintura

Generalmente las puertas de interiores son de madera, por lo que es recomendable optar por pintura látex o regular. Debes seleccionar un color adecuado para que combine bien con la pared, prueba pintando una pequeña sección y fíjate si te gusta cómo se ve.

En cambio, si quieres optar por pintura plástica o esmalte sintético debes tener en cuenta que el color resaltará mucho, aunque también son más fáciles de limpiar y más duraderas. Si quieres pintar la puerta de un tono más claro del que tenía necesitas colocar una capa de pintura base antes de usar el color de tu preferencia.

Publicidad

¿Rodillo o brocha?

Paint brush

Si vas a pintar una puerta que es completamente lisa, es mejor optar por un rodillo esto hará la tarea mucho más sencilla. Procura no utilizar mucha pintura, debido que puede dejar marcas porosas. En cambio, si tu puerta tiene algunos paneles decorativos tendrás que usar una brocha para poder llegar a todos los ángulos.

Antes de usarla es importante lavarlas muy bien para eliminar todos los residuos que tienen y no se queden en la pintura.

A la hora de pintarla…

Una vez estés lista para pintarla, procura calzar la puerta para que no se mueva para ello puedes utilizar una pinza de madera para la ropa, solo debes introducirla en la parte de abajo y verás que no se moverá.

Cuando vayas a pintar la puerta debes comenzar siempre desde los bordes, ya que son la única parte que tendrán acceso a la pared, además permites que se sequen más rápido. Comienza desde la parte superior hasta la inferior, luego deja secar durante aproximadamente una hora.

Una vez seca toma una lija suave y empieza a pasarla por las zonas donde haya algún chorreo de pintura no importar si se lleva el color, recuerda que debe estar completamente seca. Pasa un paño húmedo para retirar el polvo, y empieza a pasar la segunda mano de pintura. No tomes mucha cantidad ya que solo dificultará el trabajo.

Terminación del trabajo

Cuando la puerta esté completamente pintada, puedes pasarle una mano de barniz, esmalte o laca si quieres un acabado más profesional. Luego retirar con cuidado la cinta de pintor para que no se lleve la pintura, coloca los pestillos y cerraduras (si las sacaste).

Más de Yessica Mardelli