Trucos científicos de la decoración que mejorarán tu ánimo

¿Cómo te sientes cuando, al final del día, llegas a casa? ¿Cómodo y relajado al instante? ¿O, por el contrario, inquieto y con la sensación de que te falta algo?

Relacionada: El arte en la decoración 

Ver más: #FengShui: ¿sabes lo que significa el orden de los muebles según el tipo de decoración?

Si la opción señalada es la segunda, es hora de que te replantees la decoración de tu hogar.

Quizás se trata de la distribución del mobiliario, o quizás sean los muebles mismos. Existen ciertas modificaciones de lo más sencillas que, una vez llevadas a cabo, pueden convertir tu casa en el lugar acogedor que nunca debió dejar de ser. La explicación al efecto que producen estos cambios reside en la teoría de la neuroarquitectura, que se refiere al estudio de la influencia que puede ejercer la arquitectura en la toma de decisiones. Según los defensores de esta teoría, el sistema nervioso reacciona de diferente forma dependiendo de cómo esté construido el entorno físico. Las conclusiones de diferentes estudios al respecto han sido aplicadas en la construcción de hospitales y centros de rehabilitación, además de innumerables centros de trabajo, con vistas a hacer aumentar la productividad de los trabajadores.

Analicemos con más detalle algunos de los elementos del ambiente que ejercen influencia sobre nuestro estado de ánimo:

Publicidad

Iluminación

Los niveles de iluminación pueden ejercer un enorme impacto sobre nuestra salud física y mental. Algunos estudios sugieren que una exposición lumínica irregular, así como los turnos de trabajo nocturnos están relacionados con una elevada tasa de casos de cáncer. Si nuestro dormitorio está lleno de aparatos electrónicos emisores de luz, deberíamos considerar la posibilidad de deshacernos de algunos de ellos y sustituirlos por alguna pequeña lámpara o incluso velas.

El techo

Un estudio de la Universidad de Minnesota descubrió que la altura del techo de una vivienda puede afectar a la salud física y mental de una persona. Según dicho estudio, los techos altos activan la sección derecha del cerebro, la cual se asocia al pensamiento abstracto. En habitaciones con techo bajo es la sección izquierda del cerebro la que se activa (la que se asocia a la capacidad de concentración. Si lo que buscamos es un lugar en el que estudiar, por ejemplo, deberíamos hacerlo en una habitación de techo más bien bajo. Por el contrario, un lugar de techo alto nos ayudará en caso de que suframos algún bloqueo creativo.

Objetos y muebles

Publicidad

El diseñador holandés Merel Bekking utilizó escáneres de cerebro con el objetivo de encontrar el ‘diseño perfecto’. Para ello, Bekking dispuso de 20 voluntarios, a cada uno de los cuales mostró hasta 252 imágenes diferentes en cuanto a color, forma, textura y escenario. De todas las combinaciones mostradas, el cerebro de los participantes respondió de forma más positiva a objetos plásticos de color rojo y que se mostraban dentro de unas formas determinantes.

¿Significa esto que deberíamos distribuir objetos de estas características por toda nuestra casa? Estudiosos como Frank Ghery sostienen que hay que huir de fórmulas estrictas, permitiendo a nuestros impulsos tomar parte en la toma de decisiones.

Conocer la teoría siempre ayuda, pero lo más recomendable sea quizá lanzarnos a probar diferentes distribuciones hasta que demos con nuestra fórmula preferida.

Más de Equipo Eme