¿Dónde se alojan los gérmenes?

Paradójicamente, una de las partes de la casa que menos gérmenes contiene es el baño, y más específicamente el inodoro. Se debe a dos razones. Una, que se tiende a limpiar de forma más meticulosa; y la otra, que las bacterias encuentran poco de lo que alimentarse en él.

Relacionada: Lugares más comunes dónde se esconden las bacterias 

Ver más: Lugares más comunes dónde se esconden las bacterias

Por lo contrario, uno de los lugares con mayor contaminación es la cocina, y dentro de ella la esponja con la que se friegan los platos. Las bacterias que la habitan suelen ser inofensivas y lo peor que pueden hacer es pudrir la comida fresca con la que entren en contacto.

Trapos de cocina, los mayores acumuladores de bacterias

Uno de los últimos estudios de John Oxford, profesor de virología de la Universidad de Londres, examinó muestras de hogares de nueve países distintos y descubrió que 21% de los trapos de cocina visiblemente limpios tenían altos niveles de contaminación, seguidos del interior de las neveras.

Publicidad

El también director del Consejo de la Higiene, organismo internacional que compara estándares de higiene en todo el mundo, llegó a esta conclusión: más de 40% de las casas tenían altos niveles de bacterias y moho, mientras que 36% de las toallas de cocina presentaban niveles inaceptables.

Las superficies más sucias de nuestros hogares

El doctor Chuck Gerba, profesor de Microbiología de la Universidad de Arizona, ha descubierto en sus estudios que el asiento de un inodoro dentro de la media contiene unas 50 bacterias fecales por pulgada.

Lo que la convierte en una de las superficies más limpias del hogar en lo que a gérmenes se refiere, y muy por debajo, por ejemplo, del teléfono móvil, con 10 veces más bacterias fecales; la tabla de cortar de la cocina, con 200 veces más; o el escritorio de trabajo, con 400 veces más.

Por Génesis Amaris

Publicidad