¡10 cosas que solo entenderás si eres HIJO ÚNICO!

hijo único

Si son muchos los pro y los contra de ser hijo único. Por supuesto eres el consentido de tus padres y en muchos casos también de los abuelos.

Pero resulta que tus papás no pensaron en que tener un hermanito o hermanita sería una excelente idea. Sí, ser hijo único es tener todo el protagonismo para ti solo no tienes que compartir los juguetes, la ropa, la comida y lo primordial:

Ver más: Consejos para ser una madre soltera que vive en el presente

-tienes un cuarto para ti SOLO-

Tener tu propio espacio es algo que no tiene precio y creo que siendo hijo único no lo cambiarías. Una cama duplex no cabe en nuestro concepto.

Sin embargo tener a alguien a quién molestar y sobre todo con quién compartir es sin duda alguna una de las cosas que los hijos únicos nos perdemos.

Publicidad

Así que si eres hijo único y ya eres todo un adulto, piensa muy bien si quieres tener uno o más de uno. Todo dependerá de tu experiencia cuando eras pequeño y si quedaste marcado de por vida o no.

 

 

 

 

Publicidad

 

Cosas que solo entenderás si eres hijo único

Nunca vas a decepcionarlos

Esto puede ser un dolor de cabeza, porque debes dar el ejemplo. Tus calificaciones tienen que ser muy buenas porque ¿a quién más le van a pegar el examen en la nevera con un imán que dice: mi hijo es el mejor?

Una tarea muy difícil ya que era necesario esforzarse más, no tenías un hermano con quién competir.  Así que, o eras muy bueno en los estudios o eras muy malo.

No solamente era eso, también implicaba portarte bien, tener buenos modales y ser ¨perfecto¨

¿Qué tipo de hijo único fuiste en el colegio?

Eres la única oportunidad de hacer abuelos a tus padres

El solo hecho de pensarlo haces que te comas las uñas. Pasa el tiempo y aún no tienes pareja, tus padres se angustian porque saben que el reloj avanza y los nietos no pueden esperar mucho.

Finalmente te casas, y lo primero que tus padres preguntan: ¿los nietos? Es aquí cuando necesitas un respiro para calmarlos y darles la prueba de embarazo después de tres meses.

No tenías con quién compartir los regalos de navidad

Llegaba diciembre y el arbolito de navidad estaba repleto de regalos, unos más grandes que otros y eras el niño más feliz del mundo hasta que los abrías y era un monopolio.

¿Decepcionado? tal vez, pero con quién ibas a jugar, llorabas y entonces tu mamá tenía que llamar a los primos para que fueran a la casa.

Pero algo que sí era increíble, es que esa barbie de traje amarillo con flores era exclusivamente para ti. ¡Wohoooo!

 

 

No tenías con quién jugar

All by myself, al estilo de Celine Dion. Algo que si puedes criticar cuando seas grande es esto ¿Why?

Al menos te llevaban al parque para que jugaras con otros niños y te metían en la guardería para socializar.

Mamá y papá se tenían que disfrazar y explotar su imaginación para mantenerte entretenido por varias horas.

¿Te pasó o no te pasó?

Te da envidia la gente que tiene sobrinos

Para qué negarlo, sí te da un poco de envidia y es aquí cuando recurres a tus amigos y amigas para que tengan muchos hijos y seas el padrino o la madrina para no sentirte tan rechazado.

Quieres experimentar lo que se siente ser tía o tío y aceptas todas las invitaciones a los bautizos, entre más ahijados mejor.

Eres abierto a la fuerza

Los hijos únicos se caracterizan por ser muy tímidos y un poco cerrados, pero una vez que agarran confianza no hay nadie quien los pare.

Puede ser que de pequeño tuvieron que darte un pequeño empujón para hablar y compartir con otros niños.

Pero, todo se resolvió. No hay nada de malo por no ser tan abierto desde un principio nos pasa a todo incluso a los que tienen muchos hermanos.

Pasabas mucho tiempo con adultos

Para no dejarte solo en casa y además no tenían una nanny las 24 horas del día. Estuviste presente en todas las fiestas.

Cuando cumplió 40 años el cuñado John, el matrimonio de la tía Carla, el fin de año con los tíos en Italia o asistir a los restaurantes donde lo único que había eran adultos.

Pudo resultar aburrido pero a la larga te dio un poco de madurez y hoy en día no tienes problemas para entablar una conversación con personas mayores.

¡Te la llevas de maravilla con ellos!

No sabes lo que es heredar ropa

De verdad que nunca lo supiste y nunca lo sabrás. El legado de heredar ropa es una costumbre para todos aquellos que tienen hermanos y más si se llevan dos años de diferencia y son niñas.

No tuviste a nadie con quién combinar la ropa excepto que tu mamá se mandará hacer la misma blusa o tu papá comprará el mismo short de playa en diferentes tallas.

No sabes lo que es compartir comida

¿Esto es algo bueno o no? no tuviste que pelear por tu cereal ni tus galletas oreo porque más nadie se las iba a comer (excepto tus padres o los abuelitos)

Toda la despensa era para ti y solo para ti. El paraíso de los dulces era todo tuyo, el jugo de naranja, las panquecas con miel, el helado de mantecado todo era para ti.

No tenías que compartir el juguete de la happy meal de mcdonalds y eso sí era como tener un Oscar.

Tenías un amigo invisible

Algo que no se puede negar, definitivamente es esto. Sí. tenías una amigo imaginario y lo sabes con nombre y apellido incluido.

Por eso tus papás se preocuparon y te compraron un perro o un gato para que no te sintieras tan solo y tuvieras a alguien con quien hablar.

 

Te interesaría leer: PUBERTAD: Consejos para hablar con tus hijos sobre los cambios corporales

5 reglas de oro para que tus hijos te obedezcan, haz click aquí

Más de Andrea Araujo Godoy

THE FAREWELL: La hamburguesa azul que causa furor

La hamburguesa The Farewell se ha convertido en toda una celebridad, ¿su atractivo? >>>...
Leer más