Consejos para mamás primerizas: ¿cómo lavar ropa de bebé?

consejos para lavar ropa de bebé

La piel de los pequeños es mucho más delicada y sensible que la del adulto. Por eso, debemos tener sumo cuidado a la hora de lavar ropa de bebé,  ya que algunos detergentes podrían generarles reacciones alérgicas, dolorosas y difíciles de curar. La práctica hace al maestro, así que toma nota de estos consejos:

Las medidas que se debe tomar en cuanto a los hábitos de higiene con los niños son sumamente diferente a los que estás acostumbrada. Desde la cantidad de veces que se les cambia la ropa al día, hasta la duración del baño. Un bebé es una pequeña muestra de lo delicado que somos los seres humanos. Por eso, es necesario mantenerlos a salvo de cualquier daño.

Ver más: Consejos para dormir a tu bebé

Pero tranquila, existen ciertos trucos para lavar ropa de bebé. Y hoy en Eme de Mujer te damos alguno de ellos. Toma nota de cada uno de estos consejos, te aseguramos que tu hijo lo agradecerá.

Consejos para lavar ropa de bebé perfectamente

Aunque ya conozcas gran parte de ellos, la diferencia está en la cantidad de veces que debes lavarlas. Estos son los más importantes:

Publicidad

Sepárala por colores:

Tal y como la ropa de adulto la separas en colores para evitar que se manchen, deberás hacerlo con la de tu équeño. De esta manera evitarás que las prendas de color destiñan y estropeen a las más claras. Además, las texturas de cada una de estas piezas son diferentes, así que trata de no juntarlas.

Aunque sabemos que este es un tip recurrente, es fundamental nunca olvidarlo. No solo hará que la frescura de la tela se mantenga, sino que además no pierda consistencia.

Sepárala por el tipo de tela:

Algunas prendas requieren mayor cuidado en la limpieza. Por ende, el lavado de forma brusca podría dañarlas por completo. Lo mejor es lavar las prendas de algodón en la lavadora y otros tipos de tela como organza, lana, tejidos, bordados, lávalas a mano.

Es importante estar atenta a la información contenida en las etiquetas, ya que  indican el tipo de lavado. Así como los productos y las pautas recomendables de secado y planchado. De igual forma, cada tipo de tela debe ser tratada de forma diferente. Cuidado porque algunos detergentes pueden hacer que la prenda pierda calidad.

Limpia todo aquello con lo que el bebe tenga contacto

No te limites solo a las prendas de vestir. Las sabanas, almohadas, protectores para la cuna, y peluches también deben ser lavados con frecuencia y precaución. Y ello se debe a que estos objetos suelen estar en constante contacto con más bacterias de las que crees. Evita sentarte en la cuna de tu bebé con ropa del día. O colocar objetos sobre algunos de sus juguetes.

Publicidad

Recuerda, ellos están propensos a cualquier virus hasta los 5 años de edad. Y es tu deber como madre protegerlo.

Incluye solo su ropa en un ciclo de lavado:

Durante los primeros seis meses es recomendable lavar ropa de bebé y ropa de adulto de forma independiente.  Sobre todo para evitar el contacto con suciedades externas o productos peligrosos que puedan contener nuestra ropa diaria.

Los gérmenes en las prendas de los adultos son sumamente peligrosos para los pequeños de la casa. Por eso, debes lavar la ropa de bebé días antes de hacerlo con la tuya. Aunque el jamón elimina parte de esa suciedad, siempre quedarán residuos de ellos pegados en la parte lateral de la lavadora. Mujer precavida vale por eso, así que evita juntarlas.

Chequea la temperatura:

Para lavar ropa de bebé es recomendable aplicar agua tibia. Además, debes hacerlo en ciclo delicado, ya que la textura de estas telas se ven afectadas más rápido que la del adulto. Respecto al secado, puedes usar la secadora. El calor intenso que aplica elimina aquellas bacterias que puedan existir en la ropa del pequeño. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, debes ver las etiquetas para evitar que las prendas encojan.

Otra opción es dejar secar la ropa al sol sobre una toalla para que esta absorba la humedad. Así las prendas no se estiran, ni se deforman.

Retira las manchas difíciles:

elimina las manchas de grasa de tu ropa y cualquier tela con estos consejos

La ropa del bebé se mancha con frecuencia de heces, restos de comida o buches. En estos casos, es importante actuar rápido para que la mancha no se adhiera a la tela. Pon la prenda en remojo con un poco de jabón y restriega antes de meter a lavar, asegurándote que la mancha haya desaparecido.

Te recomendamos que el agua que agregues esté caliente para que la mancha salga de forma más rápida. Sin embargo, tengo cuidado porque las altas temperaturas pueden llegar a afectar las medias, camisas y baberos. Esto dependerá de la tela con la que esté hecha.

Selecciona el jabón adecuado:

Es un error común lavar ropa de bebé con jabón normal. Este -si bien es efectivo, su efecto es sumamente fuerte. Sin embargo, existen marcas que han optado por lanzar al mercado jabones líquidos ideales para darle una textura suave a estas prendas. Sin dejar a un lado la efectividad de la limpieza.

Durante los primeros meses es recomendable utilizar un jabón específico para bebés. A partir de los seis meses se pueden introducir otros detergentes y aplicarlos primero sobre una única prenda para comprobar que no tiene ninguna reacción negativa sobre la piel del bebé.

De igual forma, te recomendamos que apliques un poco suavizante para evitar el efecto rasposo que queda en la ropa luego del lavado. Esto podría ocasionar que tu bebé se sienta incómodo y hasta que le aparezcan manchas indebidas en su piel.


No existe un manual que explique cómo ser mamá. Sin embargo, la voz de la experiencia si te puede orientar un poco con temas simples como este. Lavar la ropa del bebé no es tan fácil como parece. Necesita tiempo, dedicación y delicadeza; tres elementos fundamentales en todos los aspectos de la maternidad.

Por eso, te recomendamos aplicar cada uno de los consejos. Tu bebé necesita cuidado y solo tú puedes dárselo.

¿Y tú qué otro consejo le darías a aquellas mamás primerizas?