Repara las rejas oxidadas en 4 pasos

La aparición de esa capa rojiza, de olor desagradable, es signo de que las superficies de metal se están oxidando

El sol, la lluvia y hasta el uso de productos químicos abrasivos van desgastando el hierro forjado, estaño y el acero con que se forjan las rejas de ventanas, cercas, garajes y demás. Así bien, hacer un mantenimiento oportuno es fundamental para evitar gastos extraordinarios en herrería. Toma nota de estos consejos para reparar las rejas oxidadas:

Ver más: Guía para cuidar los helechos

Burbujas y raspones. Lo primero es revisar cada barrote y punto de soldadura para ver si hay alguna zona en que la pintura se haya abombado o se vean manchas color ocre. Ten especial cuidado si las rejas están en salientes de ventanas o expuestas directamente al sol, ya que esto acelera el proceso.

Disolvente. Si bien puedes optar por un compuesto industrial, también hay remedios caseros. Entre ellos una solución de carbonato de potasio (un tipo de sal) y agua, o los refrescos de cola negra. Rocía con un spray las rejas y retira el exceso con un paño seco.

Papel de lija. Al reparar manualmente las rejas oxidadas, busca una lija número 30, 40 o 60 -dependiendo del grosor del metal- y comienza a raspar todas las áreas corroídas.

Publicidad

Capa protectora. El último paso es aplicar una capa selladora para controlar la oxidación. El minio y los esmaltes transparentes que venden en las ferreterías son los más comunes. Después, es hora de tomar la brocha y retocar con pintura las rejas.

Tip Eme: No descuides las bisagras, cerraduras, tornillos ni tampoco tus llaves.

Por María Gabriela Cartaya

Imagen: Archivo Eme

Publicidad